Los juicios de valor aumentan la materia gris del cerebro

Las personas que más habilidad presentan a la hora de realizar juicios de valor o razonamientos morales presentan un aumento de la cantidad de materia gris del cerebro en las áreas relacionadas con el comportamiento social complejo, la toma de decisiones y el procesamiento de conflictos, según se desprende del último estudio llevado a cabo por un equipo de científicos de la Perelman School of Medicine y la Wharton School, ambas pertenecientes a la Universidad de Pensilvania (EE.UU.).

 

En su trabajo, los investigadores analizaron a los 67 estudiantes de MBA (Máster en Administración de Negocios) con edades comprendidas entre los 24 y los 33 años de la citada universidad americana. Teniendo en cuenta que las diferentes etapas de razonamiento moral hace que nuestras capacidades cognitivas maduren, tal y como han atestiguado muchos estudios desde el presentado en mitad del siglo XX por el psicólogo Lawrence Kohlberg, la neurociencia ha dado un paso más a este respecto cuantificando las estructuras cerebrales que apoyan las etapas individuales de nuestro razonamiento moral o de juicios de valor.

 

“Los estudiantes de MBA eran candidatos ideales para este trabajo, ya que el plan de estudios de Wharton trata temas de la toma de decisiones y el razonamiento moral. El objetivo fue investigar si la etapa de razonamiento moral se refleja en la arquitectura cerebral estructural”, explica Diana Robertson, líder del estudio.

 

Así, los científicos pusieron a prueba el razonamiento moral de los participantes con una prueba que determinaría qué comportamiento o patrón de pensamiento utilizaba cada estudiante sobre cuestiones morales como el suicidio asistido. Con los resultados en la mano, los participantes fueron asignados a uno de los siete niveles de desarrollo moral. Además, todos ellos fueron sometidos a pruebas de imagen por resonancia magnética para comprobar las diferencias en el volumen de materia gris entre los estudiantes de nivel más bajo de razonamiento moral a los niveles más altos. Y a pruebas de personalidad que los agruparía en: neuróticos, extravertidos, abiertos a experiencias nuevas, escrupulosos o agradables.

 

Los resultados revelaron una puntuación más alta en apertura de experiencias nuevas y bajos niveles de neuroticismo en los participantes con más nivel de desarrollo moral. Además, respecto a la estructura del cerebro, los científicos observaron en estos mismos sujetos un aumento considerable de la materia gris del cerebro en la corteza prefrontal en comparación con los participantes con ideas morales más convencionales.

 

En conclusión, el volumen de la materia gris del cerebro estaba directamente relacionado con el nivel de pensamiento moral no tradicional del participante: “Esta investigación se suma un estudio de las diferencias individuales en el razonamiento moral al paisaje en expansión de la neurociencia moral. Los nuevos resultados proporcionan evidencia inicial para la diferencia cerebral estructural basada en las etapas de razonamiento moral que proponía hace décadas Lawrence Kohlberg. Sin embargo, se necesitan más investigaciones para determinar si estos cambios son la causa o el efecto de los niveles más altos de razonamiento moral”, aclara Hengyi Rao, coautor del trabajo.

 

El estudio ha sido publicado en la revista PloS One.

Etiquetas: cerebromateria grisneurociencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar