Los gigantes filtradores del Cámbrico

 Algunos antiguos animales marinos filtraban el alimento que tomaban directamente del océano, más o menos como hacen en la actualidad ciertos cetáceos. Eso es, al menos, lo que sugieren unos fósiles hallados en el norte de Groenladia. Un estudio impulsado por investigadores de la Universidad de Bristol, en el Reino Unido, y publicado en Nature establece que unos artrópodos arcaicos de la especie Tamisiocaris, que vivieron hace unos 520 millones de años, se nutrían gracias a un mecanismo parecido al que aún hoy emplean las ballenas barbadas. 

 

Según indican los científicos, estos animales, que rondaban los 70 centímetros de largo (cuando surgieron, durante la denominada explosión del Cámbrico, se contaban entre los más grandes) y estaban equipados con dos ojos compuestos, utilizaban unos apéndices faciales para capturar presas grandes, como trilobites. Sin embargo, los restos analizados recientemente apuntan que estos evolucionaron en una especie de tamiz que usaban para atrapar pequeños crustáceos y otros organismos de hasta medio milímetro de tamaño.  

 

Para visualizar los movimientos que podían realizar estas bioestructuras, los expertos construyeron una recreación tridimensional digital de las mismas. En su opinión, su forma de alimentación no solo prueba que los océanos de aquella época estaban saturados de vida, especialmente plancton, sino que algunos superdepredadores, como Tamisiocaris, abandonaron un sistema de caza activo y adoptaron otro más pasivo, en el que se limitaban a flotar y se impulsaban agitando unas aletas laterales. 

Etiquetas: cienciafósiles

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar