Los entresijos del cúmulo de Perseo

Una imagen de rayos X ha revelado una sorpresa que envuelve el cúmulo de Perseo.

Ese enjambre de miles de galaxias y con 2 millones de años luz de diámetro que es el cúmulo de galaxias Perseo, es sin duda uno de los objetos más masivos del universo. Ahora, los datos recogidos por la sonda japonesa Hitomi de la agencia espacial JAXA -antes de desintegrarse-, han revelado información sorprendente de este conglomerado de galaxias inmersas en una enorme nube de gas de millones de grados.

 

 

La exploración del cúmulo de Perseo, que se encuentra a unos 240 millones de años luz de la Tierra, ha demostrado que el agujero negro supermasivo que habita en el centro de estas galaxias moldea y da forma a las galaxias, pero el núcleo de este cúmulo está sorprendentemente “tranquilo; esto es, el plasma que rodea al agujero negro central no está girando tan rápido como los astrónomos habían teorizado.

 

Esta especie de atmósfera de plasma caliente que también conforma el cúmulo, es invisible a los ojos y a los telescopios ópticos, pero no a los rayos X. Gracias a ellos pudimos comprobar que el espacio que había entre las galaxias de este cúmulo no estaba vacío, sino que lo conformaba una atmósfera de plasma que domina toda esta agrupación galáctica.

 

Los astrónomos han calificado la influencia de este agujero negro central en su galaxia anfitriona como un “termostato cósmico” que dirige la evolución de la galaxia y la atmósfera de plasma caliente que la rodea. Así, los científicos observaron que el gas en el centro del cúmulo de Perseo se está moviendo a una velocidad de 164 kilómetros por segundo, bastante lento en comparación con las galaxias y las estrellas dentro de la agrupación, que se estima viajan al menos 10 veces más rápido. Esto podría deberse a que el plasma sea más viscoso o más grueso de lo que se pensaba.

 

 

Las observaciones de la sonda Hitomi ofrecen por primera vez a los investigadores, una medición directa de la velocidad turbulenta del plasma caliente que nos revela de qué forma la colosal energía liberada por los agujeros negros supermasivos regula el crecimiento de la galaxia y el propio agujero negro. En el futuro es de esperar que conozcamos con más detalle el comportamiento de los agujeros negros, el origen de los cúmulos de galaxias e incluso la existencia de la materia oscura.

 

Crédito Imagen: SLAC National Accelerator Laboratory

Etiquetas: agujeros negrosastronomíagalaxiasnaves espaciales

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar