Percibimos los colores según el país de origen y la profesión

pantoneEl rojo estimula y despierta la pasión en occidente, además de advertir del peligro desde las señales de tráfico. Sin embargo, en China es el símbolo de la buena suerte, el color de los trajes de los antiguos emperadores, y los habitantes de aquel país son felices cuando reciben un sobre rojo en el Año Nuevo Chino. Aún así, un español y un chino probablemente coincidirán en que el rojo es un color cálido. Es lo que demuestran los ensayos que desde hace años realiza el investigador Li-Chen Ou, de la Universidad Nacional de Ciencia y Tecnología de Taiwan, y de los que se hace eco la agencia SINC.

Un equipo de investigadores coordinados por Ou se ha reunido para conocer las emociones que sienten las personas ante los colores. Parte de los resultados del experimento, que se ha hecho en España, Francia, Alemania, Reino Unido, Suecia, Irán, Taiwán y Argentina, se publican en el último número de la revista Color Research and Application. Las pruebas consistieron en plantear ante un monitor, particularmente calibrado y en iguales condiciones en todos los países, tres ejercicios diferentes a grupos de observadores de distinta edad, sexo y ocupación. En la primera sesión se presentaban unos 70 colores individuales, en la segunda 190 combinaciones de dos colores -ambas sobre fondo gris-, y en la tercera colecciones de dos colores dispuestos en la vestimenta de una mujer mediante fotos con ropa de primavera, verano, otoño e invierno. Debajo de cada combinación aparecía una escala numérica para que los observadores valoraran sus sensaciones mediante adjetivos opuestos, como frío-cálido, moderno-anticuado, armonioso-disonante o me gusta-desagrada.

De momento los resultados muestran que las mujeres prefieren los colores claros y con menos saturación, más puros. Y que a medida que avanzamos en edad solemos preferir la combinación de colores claros pero más intensos. En cuanto a los observadores con experiencia en diseño, el estudio revela que se decantan por los tonos pastel, así como los pares con un tono parecido, y las combinaciones más armoniosas. Otro detalle curioso es que los argentinos implicados en el estudio preferían los colores pasivos, es decir, cercanos al gris, sobre todo colores fríos, de tonalidad azulada o verde-azulada. Los participantes de los otros países eligieron colores más cálidos.

Este tipo de estudios tiene aplicación directa en el marketing comercial, ya que saber qué combinaciones de color prefiere o no un tipo de clientes puede ayudar a venderles mejor el producto.

Además, la investigación plantea una nueva teoría sobre la emoción de los colores. Teniendo en cuenta que la respuesta a las variables cálido-frío, pesado-ligero y activo-pasivo fue similar en todos los grupos, el estudio desarrolla un modelo en el que estos tres pares de sensaciones se clasifican dentro de un nivel denominado "reactivo", es decir, emociones por las que todo el mundo siente lo mismo, como el frío y el calor. Por el contrario, el par me gusta-disgusta formaría parte de un nivel "reflexivo", propio de cada observador, como sentir pena o alegría ante un mismo hecho. Este tipo de emociones es el que está más relacionado con la cultura, como la diferente interpretación del color rojo.

 

Etiquetas: culturapsicología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar