Los dinos usaban sus cuernos y crestas para ligar

Los machos de algunas especies de dinosaurios lucían prominentes estructuras óseas para atraer a las hembras y establecer su predominio sobre sus congéneres.

Los protoceratops vivieron en lo que hoy es Mongolia durante el Cretácico Superior, hace entre 83 y 72 millones de años. Estos dinosaurios herbívoros, de algo menos de dos metros de largo y unos 60 centímetros de alto, estaba equipados con una gola ósea que, como una coraza, se extendía sobre su cuello, a la altura de la nuca.

Durante décadas, los expertos han especulado sobre la función de esta estructura. Así, mientras que para algunos paleontólogos era una adaptación exclusivamente defensiva, para otros se trataba de un atributo clave durante el cortejo, que los machos mejor provistos exhibían para seducir a las hembras.

Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad reina María de Londres ha revelado que en los adultos era desproporcionadamente grande, al menos en comparación con su tamaño, mientras que en los ejemplares más jóvenes no estaba presente. En un estudio publicado en la revista Paleontologia Electronica, estos científicos analizan la evolución de esta gola a lo largo de cuatro fases de desarrollo en 37 especímenes, desde su etapa de cría hasta la madurez. De este modo, han descubierto que surge súbitamente cuando los animales se hacen adultos. Con el tiempo, se hace más grande y cambia de forma, ensanchándose a la vez que envejecen.

Según los autores del trabajo, esta peculiaridad indica que tal característica anatómica jugaba un papel determinante en la selección sexual entre los protoceratops, esto es, en la búsqueda de pareja, pero también para reafirmar su posición o establecer su predominio cuando llevaban a cabo interacciones sociales.

Imagen: Antonin Jury via Wikimedia / CC

Etiquetas: dinosauriospaleontología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar