Los astrofísicos escuchan la "música" del Sol

Los astrofísicos escuchan la En el siglo VI a.C., los pitagóricos descubrieron las leyes matemáticas del tono musical y dedujeron que el movimiento planetario producía una "música de las esferas", algo que el astrónomo Johannes Kepler refutó posteriormente. Hoy, los heliosismólogos pueden adentrarse en las profundidades del Sol simplemente "escuchándolo".

"Los sonidos que podemos observar del Sol -explica el británico William Chaplin, de la Universidad de Birmingham- son como notas de un instrumento, ondas de presión en una cavidad. Como en un clarinete, donde introduces aire por un lado y las ondas se propagan por el interior. En el Sol, en sus partes más externas, se producen unas vibraciones o movimientos que originan ondas, y esas ondas se propagan por el Sol como si fuera un instrumento musical. Pero nuestra estrella no es sólida, está hecha de gas, y las ondas se pueden propagar hacia dentro y hacia fuera, provocando cambios realmente pequeños en el tamaño del Sol. En ese breathing mode (modo de respiración), el Sol se contrae y se expande unos 50 metros, desplazamiento apenas apreciable si lo comparamos con los 7.000 kilómetros del radio solar. De ahí que para detectar unos cambios tan pequeños sea necesario escuchar su "música"."

Chaplin, que participa estos días en la reunión HELAS NA3-2 que organiza el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), ha escrito un libro titulado precisamente Music of the Sun. The story of Helioseismology ("La música del Sol. La historia de la Heliosismología"). En él insiste en que profundizar en el conocimiento del Sol resulta fundamental porque "es la piedra Rosetta de la Astrofísica para entender otras estrellas".

(Escucha los sonidos del Sol en www.helas-eu.org/workshops/index.php?option=com_content&task=view&id=14&Itemid=30)

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar