Las fases de la Luna afectan a la lluvia

Se trata del primer estudio que demuestra que el tirón gravitacional de la Luna también pone un ligero freno a las precipitaciones.

Cuando la luna está alta en el cielo, crea protuberancias en la atmósfera del planeta que a su vez genera cambios casi imperceptibles en la cantidad de lluvia que posteriormente cae. Así, una nueva investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad de Washington (EE.UU.) pone de manifiesto la influencia -aunque ligera- de las fases de la Luna sobre la lluvia.

“Por lo que yo sé, este es el primer estudio que conecta de forma convincente la fuerza de las mareas de la luna con las lluvias”, afirma Tsubasa Kohyama, líder del estudio.

Los investigadores se encontraban estudiando las ondas atmosféricas cuando notaron una ligera oscilación en la presión del aire; tras dos años rastreando este fenómeno, descubrieron que estos cambios de presión así como la temperatura, estaban vinculados a las fuerzas lunares. Para confirmar que efectivamente la presión del aire en la superficie variaba con las fases de la Luna, los científicos utilizaron una rejilla global de datos durante todo el tiempo que duró el estudio, que cotejaron con una base de datos de 15 años de la NASA y los datos sobre lluvias tropicales recopilados por la Agencia Japonesa de Exploración Espacial.

Cuando la luna está en la posición más alta en el cielo, la presión del aire es superior. Esto sucede porque la gravedad de la Luna hace que la atmósfera de la Tierra se abulte hacia ella, por lo que el peso de la atmósfera en ese lado del planeta sube. Una presión más alta también hace que aumente la temperatura del aire. Al estar el aire más caliente también puede contener más humedad y por ello encontrarse más lejos de su capacidad relativa de humedad.

“Es como si el contenedor se hiciera más grande a mayor presión. La humedad relativa afecta a la lluvia, porque una humedad más baja es menos favorable para la precipitación”, explica Kohyama.

En concreto, la lluvia es un 1% más ligera cuando la luna está alta. “Nadie debe llevar un paraguas solo porque la luna esté alta”, explica Kohyama pero, este dato podría ser utilizado para probar los modelos climáticos y seguir explorando el hecho de si la frecuencia de las tormentas muestra alguna conexión lunar.

El estudio ha sido publicado en la revista Geophysical Research Letters.

Etiquetas: LunaNASATierralluvia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar