Las claves del terremoto en Nepal

Nepal era sorprendida este pasado sábado 25 de abril con un gran terremoto que a día de hoy tiene un balance de más de 4.000 muertos. El terremoto, con una escala de 7,9 grados en la escala de Richter, sería el equivalente a la explosión de 32.000 bombas atómicas sobre la misma zona.

 

Este sismo es sin duda uno de los peores desastres naturales ocurridos en el Himalaya. Aparte de devastar Katmandú, la capital y ciudad mayor de Nepal, también se sintió en el Tíbet, en el norte de la India y Bangladesh.

 

El surgimiento de terremotos en esta zona del planeta no es extraño, ya que esta localización está catalogada como de alta peligrosidad sísmica: la placa tectónica de la India se va deslizando y choca violentamente (y frontalmente) contra la placa de Eurasia; este choque continuo va acumulando tensiones geológicas que finalmente acaban produciendo una ruptura de la corteza y finalmente la generación del terremoto.

 

Tras el primer seísmo de 7,9 grados se registraron al menos 14 réplicas más, la mayor con una magnitud de 6,6. Los expertos están convencidos de que las réplicas no se han acabado y que es muy posible que durante los siguientes días se produzcan hasta 30 temblores más que no harán sino asolar aún más las zonas ya de por sí devastadas. Los edificios -que aún están en pie- están muy afectados por el terremoto y la aparición de nuevos temblores no hará sino que muchos otros acaben derrumbándose.

 

El hecho de que la construcción de las casas y edificios se base en mampostería no reforzada explica que un desastre de esta magnitud era inevitable. Emblemáticos monumentos de Katmandú como la Torre Bhimsen se han venido abajo con varias decenas de personas dentro, circunstancia que se ha repetido por doquier. Lo peor es que la lluvia, la falta de comunicaciones y de medios están complicando la búsqueda de supervivientes. Además las operaciones de rescate se están viendo obstaculizadas por la dificultad de acceso a algunas zonas, como las áreas montañosas al oeste de Nepal.

 

La última vez que esta zona del planeta sufrió un terremoto de similar magnitud fue en 1934. Se trató de un terremoto de 8,1 grados en la escala Richter que acabó con la vida de más de 10.000 personas.

 

 

Etiquetas: naturalezaterremotos

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar