Las cerdas reconocen el sexo de los espermatozoides

Muchas películas de ciencia ficción ya muestran un futuro en el que podamos elegir el color de pelo, la altura y hasta el sexo de nuestros hijos. Pues bien, un grupo de investigadores acaba de descubrir que las hembras de cerdo son capaces de reconocer si un espermatozoide engendrará un macho o una hembra incluso antes de ser fecundadas.

 

No es la primera vez que los cerdos son objeto de estudio por parte de los científicos. Antes ya habían analizado su genoma, se les había clonado e incluso se había analizado cómo influye el estado emocional de los gorrinos a la calidad de su carne. Ahora un grupo de investigación de la Universidad de Sheffield (Reino Unido) y la Universidad de Murcia estudiaron si la interacción entre los gametos en las primeras etapas influye de alguna forma en esta proporción de sexos, antes incluso de que el esperma haya fertilizado el ovocito.

 

Para saber si las hembras pueden diferenciar entre el esperma masculino y femenino, se inseminaron cerdas con esperma que llevaba solo cromosoma sexual X o solo Y. Posteriormente se analizó la expresión génica del oviducto porcino, es decir, los genes que se activan en las células del oviducto. El resultado fue sorprendente. Los científicos encontraron que hay 501 genes que producen distintas cantidades de proteínas dependiendo del tipo de cromosoma sexual que porta el espermatozoide.

 

Como explica a la agencia de noticias científicas SINC Juan M. Vázquez, de la Universidad de Murcia y  coautor del estudio, “los resultados de nuestro experimento son la primera evidencia en mamíferos de cómo los espermatozoides, que transportan un cromosoma X o Y, podrían modular una respuesta singular del oviducto [las trompas de Falopio] mediante una expresión génica diferenciada”.

 

Los científicos implicados en este trabajo creen que esto podría ser una forma por la cual las hembras, inconscientemente, influyen en el sexo de su descendencia, aunque “esta hipótesis es muy vaga”, aclara Vázquez.

 

A nivel práctico las aplicaciones son evidentes. Como apunta el propio investigador “la modificación de esta proporción haría más eficientes las producciones ganaderas”. Por su parte Alireza Fazeli, autora principal del trabajo, explica que “lo que demuestra nuestro estudio es que las madres son capaces de diferenciar entre el esperma que hace que las crías sean machos o hembras. Esto por sí solo es increíble y es de gran importancia científica y evolutiva”. 

 

De momento el experimento se ha realizado solo en cerdos, pero no sería extraño que, en próximas pruebas, se analicen otros animales para conocer más a fondo los mecanismos reproductivos. El estudio ha sido publicado en la revista BMC Genomics.

 

Etiquetas: cienciagenéticanaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar