Lanzado Cryosat-2, el "vigilante del hielo"

cryosat2

 

El 8 de octubre de 2005, la puesta en órbita del satélite Cryosat de la Agencia Espacial Europea (ESA) fracasó por un fallo en un motor del cohete ruso Rockot, precipitando al océano Ártico una joya científica que costó 140 millones de euros. Hoy su sucesor, cryosat-2, ha sido lanzado con éxito a las 15:57 CEST desde el Cosmódromo de Baikonur, en Kazajstán. Su misión será monitorizar las variaciones en el espesor del hielo marino que flota en los océanos polares y en las capas heladas que cubren a Groenlandia y la Antártida.

Según la ESA, la nave, de 700 kilogramos de peso, es sin duda "el satélite más sofisticado jamás diseñado para el estudio del hielo del planeta". Lleva a bordo el primer altímetro radar en microondas cuyo funcionamiento no depende de las condiciones meteorológicas en la Tierra. Este instrumento ha sido optimizado para determinar las variaciones en el espesor del hielo que flota en los océanos, que puede ser del orden de varios metros, o del de las capas de hielo que cubren las regiones polares, que en la Antártida pueden alcanzar los cinco kilómetros de espesor. De este modo, la misión enviará datos sobre la tasa de variación del espesor del hielo con una precisión de menos de un centímetro.

Cambio climático


La extensión de la capa de hielo que cubre el océano Ártico ha alcanzado mínimos históricos en los últimos veranos, según recuerda la ESA, lo que demuestra que están ocurriendo "cambios importantes" en las regiones polares. La cubierta de hielo del planeta ha sido observada desde el espacio durante años por satélites como Envisat, pero para comprender mejor cómo está afectando el cambio climático a estas regiones "es necesario poder determinar también cómo varía el espesor del hielo". Los datos generados por CryoSat-2 proporcionarán a la comunidad científica "una evidencia firme" de cómo están evolucionando las masas de hielo de la Tierra, lo que permitirá comprender el papel que juega el hielo en la regulación del clima y del nivel de los océanos.

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar