La tomografía en alta definición de un fósil de protomamífero aclara el árbol evolutivo de los mamíferos

Un nuevo estudio de la mandíbula de Haramiyavia clemmenseni, uno de los protomamíferos más antiguos conocidos, aporta nuevos datos a la línea temporal de la evolución de los mamíferos.

Sus responsables, un equipo de científicos de las Universidades de Chicago, Harvard y Brown, analizaron mediante tomografía computarizada de alta resolución un espécimen de Haramiyavia con un detalle sin precedentes. Gracias a estas imágenes, se ha revelado el complejo mecanismo dental y los movimientos de masticación adaptados a una dieta herbívora, lo que indica que entre los linajes de los primeros protomamíferos ya se produjeron diversas adaptaciones evolutivas en la alimentación. Sin embargo, la primitiva estructura de la mandíbula, asociada a un tipo primario de oído medio, sugiere que Haramiyavia y sus parientes no eran mamíferos. Más bien ocupaban un nicho más ancestral en el árbol evolutivo.

 

El estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, confirma la idea previa de que la diversificación entre los mamíferos se produjo en el Jurásico, hace unos 175 millones de años, 30 millones de años después de que los Haramiyavia y otros eslabones similares en el camino evolutivo se diversificaran en el Triásico. Para Neil Shubin, autor de la investigación y Profesor de Anatomía y Biología de los Organismos, “este fósil es el único representante de una era muy importante en la evolución de los mamíferos; los ecosistemas cambiaron en todo el planeta durante la transición entre el Triásico y el Jurásico.

 

Si examinas la mandíbula de Haramiyavia, con sus primitivos rasgos, parece claro que este grupo de animales se asienta a los pies del árbol de la familia de los mamíferos, como Tiktaalik roseae  se asienta en la base del árbol de los tetrápodos”. Los Haramiya forman uno de los primeros linajes de protomamíferos. Surgieron en el Triásico hace unos 210 millones de años. Los conocíamos solo someramente por fósiles aislados de dentaduras, hasta que en 1995 se descubrió en Groenlandia la mandíbula muy bien conservada de Haramiyavia, con sus molares intactos y parte de los huesos del cráneo.

 

Los estudios iniciales, hechos a mano, no revelaron gran cosa, pero el nuevo examen con moderna tecnología, como la tomografía computarizada de alta resolución y reconstrucciones en 3D, ha sido clave para llevar a cabo una descripción mucho más detallada de Haramiyavia. Gracias a esta tecnología, se ha visto que la especie no estaba relacionada con los mamíferos multituberculados, sino que ocupaban una posición anterior en el tiempo, en una rama separada que precedió a los mamíferos. También confirma que la eclosión de la diversificación de los mamíferos modernos no ocurrió en el Triásico, sino 30 millones de años más tarde, en el Jurásico.

 

Imagen: Análisis de la mandíbula de Haramiyavia clemmenseni. Cortesía de The University of Chicago Medicine & Biological Sciences.

Etiquetas: animalesciencianaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar