La sonda japonesa Hayabusa regresa con muestras de un asteroide

hayabusaLa sonda japonesa Hayabusa regresó ayer a la Tierra tras completar la misión que comenzó en el año 2003 con destino al asteroide Itokawa, con el objetivo de recoger muestras y recabar datos sobre la formación y los orígenes del Sistema Solar.

Hayabusa (que significa "halcón peregrino") liberó una cápsula de 17 kilos de peso que impactó en el desierto australiano de Woomera. La cápsula entró en la atmósfera a las 13.51 GMT, unas tres horas después de que se desprendiera de la nave nodriza, indicó Makoto Miwada, portavoz de Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA). El regreso a la Tierra de Hayabusa fue dirigido por un equipo de expertos de la agencia aeroespacial japonesa y de la NASA con la información recibida a través de antenas ubicadas en el desierto de Mojave, en California (EEUU), otra cerca de Madrid (España) y de la situada a las afueras de Camberra (Australia).

La sonda Hayabusa, con un presupuesto que roza los 107 millones de euros, fue lanzada en mayo de 2003 desde el centro espacial de Uchinoura, en Japón, con la misión de investigar diversas tecnologías de ingeniería diseñadas para la recogida de muestras planetarias y traerlas a la Tierra a fin de estudiarlas. El satélite, de 510 kilos de peso y equipado con cuatro motores de xenón, realizó observaciones científicas durante dos meses sobre la composición mineral, altitud y reflejo de la luz solar en Itokawa, hasta que en noviembre de 2005 se posó sobre el asteroide, en cuya superficie permaneció aproximadamente media hora.

"Hayabusa será la primera misión espacial en la que se ha tenido contacto físico con un asteroide y que luego ha regresado a la Tierra", ha explicado Tommy Thompson, responsable de cooperación de la NASA en el proyecto emprendido por la agencia japonesa.

En el caso de que el contenedor contenga las esperadas muestras, los científicos calculan que para determinar sus características será necesario un año de continua investigación. El examen de esas pequeñas partículas pueden ayudar a desentrañar detalles de la historia del sistema solar e interrogantes sobre la formación de planetas hace más de 4.500 millones de años.

Etiquetas: Asteroidesastronomía

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar