La selección mundial histórica de la ciencia

Siéntete seleccionador mundial por un día. Imagina que pudieras escoger a los 11 mejores científicos de la historia y a otros 9 suplentes y colocarles en distintas posiciones del campo de fútbol. Esta es la elección que hemos hecho nosotros junto con El Ser Creativo.

 

Un buen portero debe ser ágil  y flexible. Un buen delantero debe ser rápido y explosivo. Un mediocentro debe tener un cerebro prodigioso. Un carrilero debe saber correr pegado a la línea lateral…

 

Y es que, como explica Joaquín Zulategui, presidente de El Ser Creativo , se trata de “una lista de jugadores que han permitido que nuestra sociedad evolucione hasta lo que es ahora y sin los que el avance de la humanidad no habría sido posible y mucho menos, poder ver un partido de fútbol en directo a miles de kilómetros del lugar donde se juega”.  Aquí va nuestra alineación histórica de la ciencia mundial:

Jugadores titulares

1.- El “Mono” Darwin (Charles Darwin). Nadie como él, un auténtico simio padre de la Teoría de la Evolución, para colgarse del travesaño y evitar con sus largas patas que el balón entre en la portería.

 

2.- Georg Simon Ohm. Un defensa muy resistente. Este físico y matemático alemán fue clave en el mundo de la electricidad al formular la famosa Ley de Ohm que establece que la intensidad de una corriente eléctrica viene dada por su fuerza electromotriz y su resistencia. ¿Imaginas alguien mejor para evitar que los delanteros consigan marcar?

 

3.- Louis Pasteur. Conocido por todos por su mala leche… bueno, mejor dicho, por inventar un método para conseguir eliminar los microorganismos de la misma que pudieran degradarla en el proceso conocido como pasteurización. ¡Qué se atrevan los delanteros a cruzarse en su camino!

 

4.- Albert Einstein. Parece que deja hueco para que los contrarios pasen, ¡pero no! ¡Todo es relativo! La teoría de la Relatividad es su mejor arma para achicar espacios y evitar que se cuelen los delanteros.

 

5.- Santiago Ramón y Cajal. Este médico español es el cerebro del equipo. Tras años de estudio del cerebro y las neuronas, ¿quién mejor que él para dirigir el juego del equipo? Seguro que conecta a la perfección con el resto de la “squadra” como si de una neurona a pleno rendimiento se tratase.

 

6.- Galileo Galilei. Como si de  los planetas se tratasen el resto de jugadores orbitan a su alrededor. Es la pareja perfecta del CerebroCajal en el mediocentro. Muchos dirán que es un poco viejo para jugar en una selección (nació en 1554), pero la ciencia no entiende de edades.

 

7.- Werner Heisenberg. A pesar de ser un jugador un tanto incierto, el físico alemán es clave dentro del equipo porque, como si de los ojos del Guadiana se tratase, puede aparecer en cualquier momento y decidir un partido. Además es un ganador nato, pues consiguió el premio Nobel de Física en 1932, lo cual es fantástico para motivar a todo el equipo.

 

8.- Erwin Schrödinger. Todo el mundo ha hablado de él esta temporada, hasta apareció en un capítulo de la famosa serie The Big Bang Theory gracias a su famoso gato y sus contribuciones a la mecánica cuántica y la termodinámica. No era de extrañar que acabase siendo seleccionado para jugar el mundial.

 

9.- Alessandro Volta. Como buen italiano que es, es temperamental y energético. Y más aún desde que desarrolló la pila eléctrica allá por el año 1800. De hecho hasta los famosos voltios del Sistema Internacional de Unidades para designar el potencial eléctrico se llaman así por su nombre. La selección necesitaba alguien como él en la delantera.

 

10.- Samuel Morse. “¡Tú corre la línea de arriba abajo, nunca vayas hacia el punto de penalti!” Nadie como él para diferenciar rayas y puntos, lo que le convierte en el carrilero perfecto para cualquiera de las bandas.   

 

11.- Alfred Nobel. Sueco de nacimiento es un jugador muy polivalente. Durante toda su vida fue de todo: químico, inventor, ingeniero, fabricante de armas… lo que sirve como comodín en el tridente atacante. Sin embargo el seleccionador no solo se ha fijado en su capacidad para cambiar de posición, sino que también se ha valorado su explosividad pues, como inventor de la dinamita, se espera mucho de él en este campeonato. Evidentemente todo el mundo le recordará por los famosos galardones que llevan su nombre, los premios Nobel.

 

Jugadores suplentes

12.- Alexander Fleming. Se mueve como una bacteria, silencioso y mortal en el área. Es el suplente perfecto para el eléctrico Volta en caso de necesitar un delantero escurridizo.

 

13.- Alexander Graham Bell. Ha sido la gran sorpresa de la selección, pues el italiano Antonio Meucci, auténtico inventor del teléfono, aunque Bell acabó obteniendo la patente en América en 1876 también estaba en las apuestas para acabar en la selección de la ciencia. También ha influido en la decisión del entrenador los otros muchos inventos que Graham Bell desarrolló a lo largo de su vida así como que fuera uno de los fundadores de la National Geographic Society.

 

14.- Thomas Alva Edison. Este americano nacido en el estado de Ohio, aunque ha sido el inventor más prolífico de la historia, solo pudo ir a la escuela durante tres meses. Eso sí, cuando se le enciende la bombilla de la imaginación no hay quien le pare, ni dentro ni fuera del terreno de juego.

 

15.- Nikola Tesla. Un tipo electromagnético, sin duda. Es pura electricidad en el campo, aunque fuera también hizo sus pinitos en los sistemas de distribución eléctrica. La  gran altura (mide casi 2 metros) de este austrohúngaro nacido en un pueblo situado actualmente en Croacia puede desnivelar totalmente un partido en cualquier saque de esquina. Esperemos que su eterna lucha con Edison no llegue a las manos y afecte al correcto funcionamiento del equipo.

 

16.- Heinrich Rudolf Hertz. Su buen fútbol se propaga como las ondas electromagnéticas que descubrió en 1885. Tan importantes fueron las investigaciones de este físico alemán que en su honor le pusieron nombre a una unidad de medida, el de la frecuencia, el hercio.

 

17.- John Dalton. Aunque no distingue muy bien los colores debido a su deuteranopia (un tipo de ceguera al color), es un tipo con una gran visión de juego. Tanto es así que el famoso daltonismo lleva ese curioso nombre en su honor.  

 

18.- Iván Pávlov. Le pones una pelota delante y empieza a salivar como si de un perro hambriento se tratase. Este ruso nacido en 1849 es un amante del fútbol y de la medicina. De hecho, en este mundial espera consagrarse como ya lo hizo en 1904 en el campo de la ciencia al obtener el premio Nobel de Medicina por sus trabajos sobre los jugos gástricos y el aparato digestivo.

 

19.- Benjamin Franklin. A pesar de ser uno de los padres fundadores de Estados Unidos no ha habido enchufismo para su elección como uno de los grandes históricos de la ciencia a nivel mundial. Es un jugador eléctrico en ataque y que, como inventor del pararrayos, puede “secar” a cualquier jugador contrario que se le ponga enfrente, lo que le convierte en un jugador comodín  perfecto tanto para la defensa como para el ataque.

 

20.- Charles-Agustin de Coulomb. La ley de atracción entre cargas que él mismo describió en el siglo XVIII establece que las cargas negativas atraen a las positivas y viceversa. Pues bien, como si su pie fuera una carga positiva y el balón una carga negativa, no hay quien le despegue la pelota de su lado, lo que le convierte en un jugador letal en contraataques largos. Es pura artillería pesada en los minutos finales de los partidos, cuando los equipos están rotos y un contragolpe puede decidir una eliminatoria.

 

Etiquetas: ciencia

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar