La responsable de la primera gran extinción en la Tierra

Ni meteoritos, ni erupciones volcánicas. La respuesta es mucho más sencilla.

Los científicos creen lo que acabó con más del 90% de las especies marinas y el 75% de las especies terrestres hace casi 440 millones de años (Paleozoico-era primaria) fueron las erupciones volcánicas masivas. Ahora, un nuevo estudio llevado a cabo por la Universidad de Vanderbilt (EE.UU.) ha resuelto este misterio, afirmando que los volcanes masivos entraron en erupción cientos de miles de años antes de la extinción más grande sobre la faz de la Tierra, por lo que ni los meteoritos ni las erupciones fueron las causantes sino más bien la implacable evolución. Esta es la explicación.

 

Los primeros organismos que gobernaron la Tierra durante más de 3.000 millones de años eran microbios. Posteriormente, algunos de ellos descubrieron cómo capturar la energía del sol, lo que les dio la energía necesaria para adoptar formas multicelulares: los ediacaranos, la primera forma de vida completa en la Tierra. Esto sucedió hace unos 600 millones de años en la era conocida como Período Ediacárico.

 

No sabemos mucho acerca de los ediacaranos porque no producen conchas o esqueletos. Como resultado, casi todo lo que sabemos acerca de ellos viene de huellas de sus formas preservadas en arena o ceniza”, aclara Simon Darroch, líder del estudio que ha examinado la comunidad Ediacarana más joven conocida, expuesta en estratos de ladera en el sur de Namibia, Granja Swartpunt.

 

Estos organismos se extendieron por todo el planeta; muchos eran extremadamente pasivos y permanecían en el mismo lugar toda la vida, absorbiendo productos químicos del agua a través de sus membranas externas para alimentarse, por lo que el escenario que se dibuja en este periodo debió ser un remanso de paz.

 

La gente ha tardado en reconocer que los organismos biológicos también pueden conducir una extinción masiva. Pero nuestro estudio comparativo de varias comunidades de ediacaranos, los primeros organismos multicelulares, apoya firmemente la hipótesis de que se trataba de la aparición de animales complejos capaces de alterar sus entornos, que definimos como 'ingenieros del ecosistema', que dieron lugar a la extinción del Ediacárico”, explica Darroch.

 

La evolución siguió su curso y tras 60 millones de años los animales comenzaron a moverse de forma independiente y a alimentarse de otros organismos. Llegamos a la explosión cámbrica con la aparición de los vertebrados, moluscos, artrópodos, medusas... todas estas nuevas especies cambiaron el medio ambiente, obstaculizando cada vez más la supervivencia de los ediacaranos.

"Hemos encontrado que la diversidad de especies en este sitio fue mucho menor, y no había evidencia de un mayor estrés ecológico, que en sitios comparables que tienen entre 1 y 1,5 millones de años más”, informa Darroch, quien
presenta un vínculo más que patente entre la evolución de estos y la extinción de los ediacaranos.

Hay una poderosa analogía entre la primera extinción en masa de la Tierra y lo que está sucediendo hoy en día. La extinción de finales del Ediacárico muestra que la evolución de los nuevos comportamientos pueden cambiar fundamentalmente el planeta entero, y nosotros somos los más poderosos 'ingenieros del ecosistema' que la Tierra ha conocido”, finaliza Darroch.

El estudio se ha publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

 

Etiquetas: Tierraanimalesevolución

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar