La obesidad de los perros labradores se debe a una mutación

El labrador retriever es uno de los perros más populares del mundo, pero tiene un problema: su obsesión por la comida y la tendencia a ser obesos por culpa de un gen.

El labrador retriever —también conocido como cobrador de labrador o perdiguero de Labrador— es una raza canina originaria de Terranova, en Canadá y una de las más abundantes y populares en todo el mundo por su sociabilidad y buen carácter. Sin embargo, tiene un problema, que pueden atestiguar muchos de sus dueños: su tendencia a la obesidad. Lo cierto es que entre el 34% y el 59% de los perros que viven en países industrializados tienen sobrepeso, lo cual contribuye a reducir su esperanza de vida y les acarrea problemas de movilidad, diabetes, cáncer y enfermedades cardíacas. Pues bien, un estudio de un equipo científico liderado por la Universidad de Cambridge y publicado en la revista Cell Metabolism, ha descubierto un gen asociado con la obesidad canina. La veterinaria Eleanor Raffan, cirujana y genetista de la universidad de Cambridge, afirma que "hemos encontrado un dato común en una cuarta parte de los perros labradores que vincula a una razón biológica su obsesión por la comida". Se trata de un gen denominado POMC, que fue identificado en un grupo de labradores de los cuales 15 eran obesos.

En los ejemplares obesos se daba el hecho de que tenían una sección de ADN codificada al final de ese gen, lo cual dificulta la producción de una sustancia química en el cerebro que cumple la función de avisar al cuerpo de que ya no tiene hambre después de una comida. Así que estos animales siempre tienen apetito. Una variante del gen similar se ha visto también en personas con problemas de obesidad. "Incluso hay algunos casos de personas obesas que carecen de una parte muy similar del gen POMC", según Stephen O'Rahilly, codirector del Instituto Wellcome Trust-Medical Research Council.

Aquellos perros con la supresión de POMC, que se produce aproximadamente en el 23% de los labradores, pesaban como promedio dos kilos más que el resto de los canes. En el estudio también se apreció que entre los labradores usados en labores de socorro y rescate la supresión POMC era bastante común. Parece posible que estos perros se sientan más estimulados por la comida y por eso tienen más probabilidades de ser seleccionados para los programas de rescate, en los que históricamente se entrena a los animales usando recompensas alimenticias. De ahí que los dueños de los labradores retriever deban ser más estrictos en el control de las cantidades de comida que les dan y no se dejen engatusar cuando les miran con sus ojazos.

Crédito foto: dmealiffe/CC BY-SA 2.0

Etiquetas: diabetesobesidadperros

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar