La NASA lanza el satélite OCO-2 para luchar contra el cambio climático

La primera nave espacial dedicada a medir los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera de la Tierra, Orbiting Carbon Observatory-2 (OCO-2), comienza su viaje a las 11.56 hora española desde la base de Vandenberg, California (EEUU), a bordo de un cohete Delta II.

 

La misión de OCO-2 será proporcionar una imagen más completa de las fuentes de dióxido de carbono naturales y humanas, así como sus “sumideros”, es decir, los procesos naturales del océano y de la tierra, por los que el CO2 sale fuera de la atmósfera y queda entonces almacenado. Teniendo en cuenta que el dióxido de carbono en la atmósfera se encuentra en su nivel más alto de los últimos 800.000 años, esta labor se ha convertido en un imperativo.

 

La nave espacial operará a 705 kilómetros de altitud en una órbita casi polar y se convertirá en el satélite principal de un conglomerado de cinco satélites internacionales que orbitarán cada 99 minutos, facilitando información detallada sobre los niveles de CO2 de la atmósfera. De la misma forma, se espera localizar e identificar los sumideros naturales en el intento, tanto de luchar contra el cambio climático, como de descifrar un viejo rompecabezas de la ciencia.

 

El dióxido de carbono juega en la atmósfera un papel fundamental en el equilibrio energético de nuestro planeta y es un factor clave en la comprensión de cómo está cambiando nuestro clima. Con la misión OCO-2, la NASA contribuye a una nueva e importante fuente de observaciones globales para el reto científico de comprender mejor nuestra Tierra y su futuro”, afirma afirma Michael Freilich, líder del proyecto.

 

Etiquetas: NASAastronomíacambio climático

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar