La materia oscura es aún más elusiva de lo que se creía

Un equipo de investigadores coordinados por el astrofísico David Harvey, de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, en Suiza, ha descubierto que la enigmática materia oscura que integra buena parte del cosmos interacciona consigo misma aún menos de lo que se sospechaba.

 

Para determinarlo, han estudiado cómo se comporta la que, según se cree, se encuentra presente en las cúmulos galácticos, unas superestructuras formadas por decenas o cientos de galaxias, cuando estos entran en contacto entre sí.

 

En un estudio publicado en la revista Science a partir de observaciones realizadas con los telescopios espaciales Hubble y Chandra, este último de rayos X, estos astrónomos explican que esa falta de interacción podría facilitar a los científicos desentrañar su auténtica naturaleza.

 

En la actualidad, se estima que la materia oscura podría suponer alrededor del 22% de todo lo existente en el universo. Cerca del 74% restante se correspondería con una fuerza igualmente desconocida denominada energía oscura, y solo el 4% sería materia visible, por ejemplo nubes de gas, estrellas, planetas… Aunque hay más materia oscura que visible en el cosmos, resulta extraordinariamente difícil de detectar, pues no refleja, absorbe o emite luz.

 

En esencia, nos resulta invisible. Sabemos de ella únicamente por el efecto gravitacional que ejerce en la materia que sí podemos ver. Este es precisamente el motivo por el que estos expertos han decidido estudiar las colisiones en agrupaciones galácticas, pues en ellas interviene la materia oscura de forma natural y está presente en grandes cantidades.

 

“Sabemos cómo se comportan tanto el gas como las estrellas durante estos eventos y cómo emergen de ellos. Si conseguimos compararlo con lo que le ocurre a la materia oscura, estaremos más cerca de saber lo que es”, indica David Harvey. Ahora, el grupo que dirige ha averiguado que estos violentos encuentros entre galaxias, que se producen a lo largo de cientos de millones de años, no lentifican la materia oscura.

 

Pero esto no sucede porque las partículas que supuestamente la integran se encuentren muy alejadas las unas de las otras –de hecho, la hipótesis más extendida entre los astrofísicos es que se hallan muy juntas–, sino porque no parecen relacionarse gran cosa entre ellas –por ejemplo, podría esperarse que chocaran entre sí y salieran despedidas–, tan poco al menos como lo hacen con la materia visible.

 

 

Etiquetas: Universocienciamateria oscura

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar