La Luna como nunca la habías visto

luna-map-lro

 

Un equipo de geólogos planetarios liderado desde la Universidad Brown (EE.UU.) ha elaborado un nuevo catálogo global de los grandes cráteres en la Luna que ayudará a comprender mejor el bombardeo a gran escala que caracterizó los comienzos del Sistema Solar hace más de 4.000 millones años. El estudio se publica en el último número de la revista Science.


Los cráteres de la Luna reflejan que nuestro satélite ha resistido a un bombardeo de cometas y asteroides a lo largo de su historia. Ahora, investigadores de la Universidad Brown, del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y de la NASA, han creado un registro detallado de la historia de los impactos de la Luna con datos aportados por la sonda Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) de la NASA. Se trata de un nuevo catálogo global de los grandes cráteres lunares que podría arrojar luz sobre el bombardeo planetario a gran escala que hace más de 4.000 millones años ocurrió en el Sistema Solar.

El equipo ha utilizado los datos del instrumento Lunar Orbiter Laser Altimeter del LRO para identificar y mapear 5.185 cráteres de un diámetro de 20 kilómetros de diámetro o superior. El estudio se ha basado en mediciones topográficas de gran precisión, en vez de en imágenes, que es lo que se viene utilizando tradicionalmente para construir historiales de impacto de la Luna. Los investigadores sugieren que, en el futuro, su análisis de la superficie de la Luna también podría desvelar secretos de la historia temprana de la Tierra.

Según el nuevo catálogo de cráteres, todo apunta a que las regiones con mayor densidad de cráteres de la Luna han alcanzado estados de "equilibrio por saturación", lo que significa que cada cráter adicional destruye uno anterior de modo que el número de cráteres, de hecho, sigue siendo el mismo a lo largo del tiempo. Una vez que se alcanza este equilibrio por saturación, esa región de la superficie lunar ya no puede seguir siendo datada con técnicas de cómputo de cráteres.

Sin embargo, los científicos identifican dos áreas de la Luna, la cercana cara sur y la lejana cara norte-central, como las regiones más antiguas y las que han sufrido menos modificaciones desde su formación. El equipo propone estas áreas como buenos objetivos para misiones futuras, ya que es probable que aporten las muestras lunares más antiguas.

Con el catálogo se puede estudiar la naturaleza de los cometas, asteroides y otros proyectiles que han bombardeado la superficie lunar durante miles de millones de años. Según los autores, las tierras altas lunares contienen más densidad de cráteres grandes que pequeños y los proyectiles que anteriormente habían impactado en la Luna solían ser más grandes que los más recientes. La transición de proyectiles de fragmentos más grandes a otros más pequeños parece que tuvo lugar hace unos 3.800 millones de años.

La sonda LRO fue lanzada al espacio en junio del año pasado y comenzó a enviar sus primeras imágenes del satélite natural de la Tierra 15 días después.

Etiquetas: Lunaastronomíageología

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar