La impulsividad se puede regular

enfadoUn estudio liderado por el Instituto de Neurociencias de Alicante y publicado en el British Journal of Pharmacology revela cómo la manipulación del sistema endocannabinoide sirve para modular el exceso de impulsividad.

El sistema cannabinoide endógeno cuenta con dos receptores, CB1 y CB2, y regula muchos aspectos del desarrollo embrionario, además de funciones fisiológicas como  la inmunidad, la inflamación, el balance energético, la ingesta de alimentos, la regulación cardiovascular, la reproducción, etc. Además, un estudio publicado en 2005 en Science demostró que CB2 se encuentra en el cerebro en condiciones normales, y desde entonces son muchos los autores que lo relacionan con la regulación de la conducta emocional y de las funciones cognitivas.

En el nuevo trabajo, del que se hace eco la agencia SINC, evaluó las acciones de dos fármacos cannabinoides que actúan estimulando o bloqueando CB2 en una cepa de ratón que mostraba un alto grado de impulsividad. Después los científicos analizaron si estos fármacos eran capaces de modular la conducta impulsiva y las modificaciones cerebrales asociadas a este cambio de comportamiento. Los autores concluyeron que la modulación de la actividad del receptor CB2 consiguió reducir la conducta de tipo impulsivo de los ratones, y que los niveles de expresión génica de CB2 tendieron a normalizarse hacia los valores de la cepa poco impulsiva.

El mismo grupo español de investigadores ha hecho con anterioridad importantes aportaciones sobre la implicación del receptor CB2 en la regulación de la ansiedad y la depresión. Además, otros estudios han demostrado cómo su alteración funcional está asociada a una mayor vulnerabilidad hacia conductas de tipo depresivo o de elevada ansiedad, así como con el abuso de determinadas drogas.

La impulsividad es un comportamiento normal que permite al ser humano la adaptación a su entorno en determinadas circunstancias que requieren de una reacción inmediata. Sin embargo, este tipo de conducta puede provocar una respuesta desproporcionada y conducir a un estado patológico. Hay multitud de enfermedades psiquiátricas que se caracterizan por un elevado nivel de impulsividad, como los trastornos por abuso de sustancias o la esquizofrenia. 

 

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar