La habilidad para reconocer una cara se hereda

La habilidad para reconocer una cara se heredaIdentificar el rostro de una persona o reconocer un lugar de un solo vistazo pudo ofrecer una ventaja adaptativa a nuestros antepasados homínidos. Eso explicaría por qué la habilidad para reconocer caras y lugares se hereda, según acaba de demostrar un estudio publicado hoy en la revista Journal of Neuroscience.

Sus autores midieron la actividad cerebral de 24 parejas de gemelos idénticos, con ayuda de la resonancia magnética funcional. Y comprobaron que, aunque durante la visualización de objetos (coches, sillas,...) o palabras no había ningún patrón claro en la respuesta estos sujetos, la habilidad para reconocer personas y edificios sí era común entre los hermanos, lo que sugiere una base genética.

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar