La forma de nuestro entorno altera el GPS interno del cerebro

Los patrones de rejilla o cuadrícula creados en el cerebro, que se cree que nos guían en la navegación, algo así como el GPS del cerebro, se ven modificados por la forma de nuestro medio entorno de acuerdo al último estudio llevado a cabo por investigadores de la University College London (Reino Unido). Esto significaría que la forma que el cerebro tiene para medir la distancia no es un indicador universal para el sistema de navegación del cerebro. El estudio ha sido publicado en la revista Nature.

 

Para llegar a esta conclusión, los científicos realizaron un experimento con ratones. Estudiaron los patrones de rejilla creados en la parte corteza entorrinal del cerebro de 41 ratas que se alimentaban en tres tipos de entornos: en forma circular, cuadrada o trapezoidal. Los resultados revelaron que la influencia del entorno era lo suficientemente fuerte como para causar distorsiones en los espacios percibidos por los roedores.

 

“Si nos imaginamos que el patrón producido por las células de la rejilla es una regla para nuestro cerebro para medir la distancia, estamos viendo que se produce una flexión y un estiramiento de esta apreciación dependiendo de la geometría de nuestro entorno externo”, explica Julija Krupic, coautora del estudio.

 

Y es que las células de red en el cerebro parecen formar un mapa interno del medio ambiente local mediante la señalización para crear un “patrón” que ayuda a los animales a moverse, incluso en la oscuridad. Hasta ahora, se creía que todos estos patrones eran hexagonales; esta nueva investigación disipa esta teoría, ya que muestra que los patrones de rejilla se distorsionan para alinearse con la geometría del entorno local, cambiando la distancia entre estas regiones del cerebro.

 

“Sabemos que otras células involucradas en el sistema de GPS del cerebro tales como las células de lugar y las células de frontera se ven afectados por la geometría del medio ambiente y ahora vemos que esto mismo es cierto para las celdas de la cuadrícula. Nuestro próximo paso será averiguar por qué los modelos de red cambian según nuestro entorno”, aclara John O'Keefe , líder del estudio.

 

Etiquetas: cerebroneurociencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar