La descripción del mundo



La descripción del mundoFrancia ha conmemorado el tercer centenario del condeGeorges-Louis Leclerc de Buffon (1707-1788), el naturalista que pasó 49años de su vida dedicado a describir la Tierra y todas sus criaturas.


En torno a 1600, Miguelde Cervantesempezó a escribiruna novela corta en tonocómico sobre un locoque se creía caballero andantey la historia crecióhasta ocupar el resto desu vida y convertirse enlas casi mil páginas quetiene el Quijote. En 1739,a la edad de treinta y dosaños, el conde Georges-Louis Leclerc de Buffon,recién nombrado directordel Cabinet du Roi, la colecciónde Historia Naturaldel rey de Francia, comenzóla descripción desu contenido y pasó quijotecascamentelos cuarentay nueve años que le quedabande vida dedicadoa describir la naturalezaentera. El año pasado fueel segundo centenario desu nacimiento; tambiénel de Linneo, el gran adversariode Buffon en elestudio de la historia natural.Confrontados con lavariedad vertiginosa de losseres vivos, cada uno sepropuso una tarea igualmenteimposible: Linneo,inventar un sistema declasificación que abarcaratodas las especies; Buffon,escribir un libro en el quese describiera cada una deellas. Pero su ambición eraaún más desmedida, puesantes de describir las criaturasde la Tierra se diocuenta de que tenía queempezar por la descripción de la Tierra misma,de modo que además dela Zoología y la Botánicaincluyó la Geología en suHistoria Natural, Generaly Particular, que empieza,igual que la Biblia, porel Génesis, y explica quelos planetas del SistemaSolar se originaron con elchoque de un gran cometacontra el Sol.

Buffon había planeadoque la HistoriaNatural ocuparía 50 volúmenes.En vida llegó aver publicados 36, y ochomás aparecieron despuésde su muerte. Según algunostestimonios trabajabadoce horas al día en suvasta propiedad rural deMontbard, donde habíaestablecido un zoológicoy un jardín botánico, asícomo un laboratorio defundición en el que estudiaba,observando elenfriamiento de bolas dehierro candentes, los posiblesestadios en la formaciónde la Tierra. Otrasfuentes aseguran quesu jornada laboral erade catorce horas, y queescribía con un mandil yunos manguitos diseñadospor él mismo para nomancharse de tinta sucasaca de aristócrata.Ocho meses al año losdedicaba a la escriturade la HistoriaNatural ensu retiro de Montbard; los otros cuatrohacía vida literaria enlos salones de París. Comoen Francia hay un talentoparticular para conmemorarlas glorias nacionales,el tercer centenario deBuffon ha traído consigoal menos tres homenajesduraderos: una nuevaedición completa de laHistoria Natural, cuyoprimer tomo recién publicadotiene nada menosque 1.367 páginas; unaselección muy escogida desus obras en la Biblioteca de la Pléiade, que se quedamodestamente en algomás de 1.600 páginas; yuna prodigiosa página web(www.buffon.cnrs.fr) en laque se encuentra entera laobra inmensa del naturalista,tomo por tomo, especiepor especie, las rocas,las plantas, los insectos,los mamíferos, las razashumanas, los peces, lospájaros, los reptiles?

El asombro ante unainteligencia humanaque quiso saberlo y contarlotodo nos producecasi el mismo vértigo quela complejidad del mundonatural. Para no perdernosen ella tenemos el instintode clasificar, de enumerar,de poner nombres: fue loprimero que hizo Adán almirar en torno suyo enel Paraíso. La mayorparte de nosotrosnos consagramos ala parcela mínima denuestra experiencia directa,que tambiénes inagotable . Lascienciasy las artes parecenvivir en mundoscompletament eaislados entre sí,pero en el fondosu impulsoes el mismo,comprender y contar,aventurarse en el misterio,dar sentido a la confusión,volver inteligiblemediante un relato, unahipótesis, una ecuación,lo que de otro modo seríaun torbellino de sucesoscercano al espanto o alpuro absurdo.

Uno mira y empiezaa escribir. Cervantesempezó esa novela queimaginaba más bien cortay ligera de tono y se embarcópoco a poco en unviaje que exploraría todaslas formas posibles decontar y tantas facetas ymatices de la experienciahumana que cada nuevalectura y cada lector a lolargo de los siglos ensanchanaún más la riquezade su libro. Buffon quisodescribir el Gabinete delrey, y quizás al principiono sabía que describirverdaderamente cualquiercosa puede convertirse enun trabajo infinito, y quecada objeto, cada animal,cada planta, siendo unprodigio en sí mismo, estambién el punto de partidapara otras conexiones,el hilo que lleva hacia otrolaberinto.

Si no hubiera existidode verdad pensaríamosque Buffon es un personajeinventado por Borges,un cartógrafo empeñadoen dibujar un mapa tanexacto que dibujó el territoriomismo que representaba.Que su nombre estéahora en el catálogo de labiblioteca de la Pléiade esuna prueba de que pertenecepor igual a la historiade la ciencia que a la de laliteratura. De la literaturafantástica, para ser másprecisos.

Etiquetas: animalescienciahistoria

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar