La conexión preeuropea entre Pascua y América

Cientos de años antes de que el marino holandés Jakob Roggeveen se convirtiera en el primer europeo en arribar a la isla de Pascua, en 1722, sus habitantes ya recorrían miles de kilómetros a través del Pacífico. De hecho, según destaca un equipo de investigadores en un artículo publicado en la revista Current Biology, a pesar de vivir en el enclave poblado más aislado de la Tierra –la isla de Pascua se encuentra a unos 3.500 kilómetros de América del Sur–, fueron capaces de alcanzar las costas del Nuevo Mundo, donde mantuvieron un significativo contacto con los nativos entre 1300 y 1500.


Eso, al menos, es lo que se deduce de los análisis de ADN que han realizado estos científicos, cuyo trabajo ha sido coordinado por expertos del Centro de Geogenética del Museo de Historia Natural de Dinamarca. En su opinión, el rastro genético demuestra la existencia de una antiquísima ruta transoceánica entre la Polinesia y América de más de 4.000 kilómetros.

 

“Las antiguas poblaciones humanas exploraron ampliamente el planeta”, indica Anna-Sapfo Malaspinas, una científica de la citada institución danesa, que ha participado en el estudio. “Las hipótesis sobre la colonización de América que han venido incluyendo hasta ahora los libros de texto deberían ser reexaminadas a la luz de la nueva información que nos aportan los datos génicos”, recalca. En la actualidad, la ascendencia de los pascuenses es polinesia en un 76%, europea en un 16% y nativa americana en un 8%.



Es más, en el mismo número de Current Biology, Malaspinas apunta que los análisis genéticos de los restos de unos indios botocudos de Brasil prueban que sus ancestros eran polinesios.

 

Foto: Natalia Solar

Etiquetas: ADNcienciagenética

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar