La ciencia en el Quijote. Autopsia al hígado





En fin, llegó el último de don Quijote, después de recibidos todos los sacramentos y después de haber abominado con muchas y eficaces razones de los libros de caballerías. Hallóse el escribano presente y dijo que nunca había leído en ningún libro de caballerías que algún caballero andante hubiese muerto en su lecho tan sosegadamente y tan cristiano como Don Quijote; el cual, entre compasiones y lágrimas de los que allí se hallaron, dio su espíritu: quiero decir que se murió?. Así relata Miguel de Cervantes el instante en que el personaje principal de su inmortal novela, Don Quijote de la Mancha, pasa a mejor vida. Imaginemos que 400 años después, un grupo de científicos halla en un lugar de la Mancha cuyo nombre aún no ha sido revelado la tumba de Alonso Quijano el Bueno, que así es como realmente se llamaba Don Quijote. Aunque la sepultura está muy deteriorada, aún puede leerse parte del epitafio escrito por su amigo el bachiller Sansón Carrasco: "Yace aquí el hidalgo fuerte/ que a tanto extremo llegó/ de valiente, que se advierte..." Una fractura de la piedra impide leer los versos siguientes, salvo los dos últimos: "...que acreditó su ventura/ morir cuerdo y vivir loco."

Andar de armadura caída
Una de las ideas obsesivas de Cervantes es la de los traumatismos. En un estudio cuidadoso de El Quijote, el profesor Reverte ha contabilizado la friolera de 136 citas traumáticas. "Los personajes centrales sufren un continuo vapuleo, interrumpido de vez en cuando por fases de reposo relativo durante las que se reponen de las lesiones y magullamientos sufridos", comenta este estudioso cervantino. Cervantes hace que Don Quijote se caiga 14 veces de su caballo, de la cama o de otro lugar y describe cada batacazo con sus correspondientes lesiones. Le sigue en caídas su escudero Sancho, que da con los huesos en el suelo en al menos once ocasiones. Sus medios de transporte, Rocinante y el burro Rucio, tampoco se salvan de las caídas. Y del resto de los personajes, 36 sufren traumatismos de diversa índole en una o varias ocasiones.Una tensa emoción embriaga el ambiente. Al abrir el ataúd de madera de roble, los investigadores se miran atónitos: el cuerpo del hidalgo castellano está incorrupto. Las especiales condiciones de humedad y temperatura del terreno donde fue inhumado se conjuraron para impedir la putrefacción. Tras ampliar con sumo cuidado las dimensiones de la fosa, los arqueólogos proceden a la extracción del ataúd cuyos tablones están a punto de desmoronarse. Ahora, los restos del caballero andante viajan en un coche fúnebre a la Facultad de Medicina de la Universidad de Castilla-La Mancha, en Albacete. Allí los esperan un grupo de antropólogos forenses. El objetivo: practicar la autopsia a don Quijote.

Por primera vez, la ciencia tiene la oportunidad de conocer la salud del caballero andante, así como de examinar las lesiones y los traumas que sufrió durante sus catastróficas aventuras, y desvelar, tal vez, de qué falleció. Para ello, cuentan con una guía imprescindible. Nos referimos a la novela que en 1605 publicaba Miguel de Cervantes y que relata las desventuras de su Ingenioso Hidalgo. El análisis de la obra pone de relieve que el escritor complutense sabía de qué hablaba cuando tocaba temas relacionados con la medicina, una disciplina que le preocupaba y ocupaba, como veremos más adelante.

De Hipócrates y Galeno

"Es extraordinaria la intuición de Cervantes, así como es notable su sentido de observación, de la misma forma que sorprenden sus conocimientos médicos", afirma el profesor Jose Manuel Reverte en su libro La antropología médica y el Quijote, cuya cuarta edición está disponible en internet. "Que Cervantes poseía conocimientos de Medicina muy superiores a muchos de su época, está plenamente demostrado, y buena prueba de ello son la abundancia de observaciones y descripciones propias de un médico que aparecen a lo largo de la obra. Se trata de unos análisis que denotan sus lecturas de textos de Hipócrates y Galeno, sus citas de Dioscórides, todos los cuales conocía muy a fondo", añade este prestigioso antropólogo forense. Por ejemplo, hay quien asegura que para perfilar la semblanza de la condición física y mental del protagonista de la irrepetible parodia de los libros de caballerías, Cervantes se inspiró en la obra del siglo XVI Examen de ingenios para las ciencias, en la que el doctor Juan Huarte de San Juan incluye un pequeño tratado sobre lo que se identificó en la filosofía clásica y durante la Edad Media como la teoría de los cuatro humores -sangre, bilis, flema y melancolía-. Según ésta, Don Quijote estaba bajo el influjo de la bilis y, por tanto, debía ser alto y delgado; de temperamento colérico, sabio, ingenioso y propenso a la extravagancia, debido a "la destemplanza caliente y seca del cerebro" que afecta a los dominados por el humor biliar, vinculado al aire y al hígado.

Con un desparpajo encomiable, Cervantes hace referencia en la novela a la alimentación, el hambre, la obesidad, la delgadez, la salud dental, el sueño, los traumatismos y heridas, el dolor, la higiene personal, la lipotimia, la menopausia y una larga lista de síntomas y enfermedades variopintas: lepra, infarto, dermatitis seborreica, sordera, sonambulismo, malaria, estrabismo... Su ojo clínico incluso no deja pasar por alto las desviaciones sexuales, como el exhibicionismo, el travestismo, el sadismo y la coprolalia de algunos personajes.

De hecho, los especialistas afirman que el escritor diluyó en El Quijote sus propios problemas de salud. "Se ha demostrado -comenta el profesor Reverte- que muchos pasajes del libro son real transcripción de hechos de la vida del propio Cervantes, y de la misma forma que algunos personajes de la novela son retrato fiel de gentes con las que convivió el Ingenioso Hidalgo Don Miguel de Cervantes, nadie podría discutir que se contemple la posibilidad de que, al hablar de Don Quijote y de su extraña fisionomía, Cervantes no pensase en alguien, o en él mismo". 

Más vale un diente que un diamante
En el Siglo de Oro un alto porcentaje de la población española perdía íntegramente su dentadura debido a la falta de higiene bucal. Cervantes se hizo eco de este problema sanitario y lo refleja en su novela. Don Quijote pierde en el maxilar inferior derecho dos piezas y media a causa de sangramiento de las encías -gingivorragia- y confiesa que jamás sufrió neguijón o caries. Sin embargo, por una violenta pedrada, "le llevaron de camino tres o cuatro dientes y muelas de la boca... deste lado derecho de la quijada alta", como se aprecia en esta ilustración. El novelista alcalaíno menciona el reuma y los catarros como otras dos causas responsables del deterioro dental, y expresa por boca del caballero andante su inquietud por el cuidado bucal: "más vale un diente que un diamante". A Don Quijote también le inquieta la limpieza dental, pues recomienda que el caballero, al terminar la comida, "se quedará recostado sobre la silla mondándose los dientes como es costumbre".La cirrosis del genio

En Enfermedad y muerte de Cervantes (1999), el doctor Antonio López Alonso, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Alcalá de Henares, en Madrid, afirma que "existe un estimable porcentaje de probabilidad de que la enfermedad que padeció Cervantes fuera una cirrosis hepática con diabetes secundaria que condujo a su muerte en 1616." Tras escrutar su obra literaria, este catedrático de traumatología concluye que el escritor habla de tres síntomas de su padecimiento: hidropesia, polidipsia y astenia. Tanto en El Quijote como en Viaje del Parneso, Cervantes marca con claridad lo que él entendía por hidropesia, que no es otra cosa que la acumulación de líquido en la cavidad abdominal. En general, esta retención crónica, que hoy se conoce como ascitis, está causada por una enfermedad del hígado, caso de la hepatitis y de la cirrosis ocasionada por la ingesta abusiva de alcohol. Esto no significa que Cervantes fuera alcohólico, pues ninguno de sus biógrafos hace mención a este particular.

"Él también tenía unas ganas permanentes y una necesidad imperiosa de beber, que en términos médicos se conoce como polidipsia. Éste es un síntoma muy común en la diabetes", explica el doctor López. Y añade: "Cabe la posibilidad de que el autor alcaladino sufriera cirrosis desde largo tiempo y de que el daño hepático discurriera sin manifestarse clínicamente hasta los últimos tres años de su vida, momento en el que su salud se complica con una diabetes." No hay que olvidar que la cirrosis causa resistencia a la insulina, la hormona que gestiona el azúcar en sangre. "El novelista manifiesta además una profunda sensación de agotamiento -la astenia- que se va acrecentando según avanza su enfermedad", explica el doctor López.


Chequeo a Sancho Panza

No resulta descabellado suponer que Cervantes proyectara sus aflicciones en Sancho Panza, un personaje obeso y bulímico. La glotonería del escudero es criticada por su amo: "Verdad es que, cuando él tiene hambre, parece algo tragón, porque come apriesa y masca a dos carrillos". Para el profesor Reverte ?este comer apriesa es síntoma característico del obeso hipoglucémico, la bulimia, la velocidad en la deglución, casi sin mascar, con el deseo violento de llenar urgentemente el estómago para sentir la eufodes rasgos con el imaginario cadáver incorrupto que yace sobre la mesa metálica de una de las salas de la facultad de medicina albaceteña. Tras despojarlo de la mortaja, una pareja de forenses explora superficialmente el cuerpo del Caballero de la Triste Figura. Lo primero que les llama la atención es su complexión anoréxica: "Fue una persona con un déficit alimentario crónico. El análisis bioquímico de los huesos nos lo confirmará", asegura uno de los especialistas. Sus bigotes negros y caídos apenas disimulan la magrura del rostro que, a pesar de estar ahora deshidratado y desfigurado por los años, permite al experimentado antropólogo perfilar el semblante de cuando estaba vivo. Así se lo describe el ama al bachiller Carrasco tras la vuelta de la pareja a la aldea: "La segunda vino en un carro de bueyes, metido y encerrado en una jaula, adonde él se daba a entender que estaba encantado, y venía tal el triste, que no le conociera la madre que le parió: flaco, amarillo, los ojos hundidos en los últimos camaranchones del celebro..." Los ayunos de Don Quijote son tan prolongados que en alria postprandial.? En diversas ocasiones, Sancho manifiesta además una imperiosa necesidad de beber. "Esto le suele ocurrir a todo individuo que come en exceso; sufre Sancho de sed y se manifiesta en él una disfunción hepática indudable, por varios síntomas apuntados por Cervantes, tales como la boca seca y otras veces reseca y la saliva pegajosa", explica el profesor Reverte, que también diagnostica a Sancho una gastritis que le hace sufrir digestiones pesadas.

Leña al mono, que es de goma

A lo largo de su breve pero intensa carrera andantesca, pues duró poco más de medio año, el hidalgo padeció una larga lista de traumatismos derivados de sus aventuras. Ésta es una selección de los estacazos y heridas, según él honrosas, que le propinaron en diferentes capítulos de la novela. 

● El vizcaíno Sancho de Azpetia le arranca media oreja de una estocada (IX) ● El arriero celoso de Maritornes le propina puñetazos en la mandíbula hasta dejarle sin sentido (XVII) ● Don Quijote recibe estacazos por todo el cuerpo de los yagüeses (XV) ● El ventero le da unos puñetazos en la boca tras ver acuchillados los pellejos de vino (XXXV) ● Recibe una serie de mojicones del cabrero (LII) ● Las patadas del arriero mientras yace en el lecho (XVI) y las pedradas de los pastores (XVIII) causan contusiones en las costillas. Una de las piedras magulla dos dedos de la mano derecha ● Un mozo de mulas le apalea con su propia lanza hecha pedazos (IV) ● En la posada, el cuadrillero de la Santa Hermandad le descalabra con un candil lleno de aceite (XVII). El golpe le causa dos chichones. ● Uno de los gatos que le arrojan en casa de los duques le araña y muerde en la nariz (XLVI) ● Recibe coces y patadas al pasar sobre él una piara de cerdos (LIX) y una manada de toros (LVIII) ● Maritornes y la hija de la ventera provocan erosiones en la muñeca de Don Quijote al atarla con un recio cordel (XLIII) ● En dos ocasiones tratan de ahogarle: cuando el Cuadrillero de la Santa Hermandad intenta detenerlo (XLV) y cuando el cabrero se aferra a su cuello.Don Quijote es la antítesis de su escudero glotón. En su afán caballeresco, el hidalgo imita la dieta hipocalórica y vegetariana de los caballeros andantes hasta el extremo de poner en peligro su salud. "Supone una idea obsesiva en Cervantes el hambre, factor exponencial de la que él debió de pasar en muy diversas ocasiones", puede leerse en La antropología médica y el Quijote. Y también esto otro: "En Cervantes, hay una especial preocupación en recomendar la comida escasa, en aconsejar una dieta sana, rayana con la escasez franciscana."

El autor sitúa al hidalgo manchego al borde de la inanición: "Hágote señor Sancho, que es honra de los caballeros andantes no comer en un mes..." La desnutrición avanzada que tenía al realizar su primera salida, se acentúa con el esfuerzo, el trabajo y las penalidades de la vida de los caballeros andantes. Y es agravada por sus ayunos sentimentales hacia Dulcinea. "Flaco lo vemos al comienzo de la novela, y flaco, amarillo y con los ojos hundidos regresa al final de su carrera andante", dice el profesor Reverte. Cervantes nos pinta al Caballero de la Triste Figura como un hombre cincuentón de temperamento colérico, enjuto de rostro a pesar de su complexión robusta y recia, y seco de carnes. La descripción cervantina coincide a grandes rasgos con el imaginario cadáver incorrupto que yace sobre la mesa metálica de una de las salas de la facultad de medicina albaceteña. Tras despojarlo de la mortaja, una pareja de forenses explora superficialmente el cuerpo del Caballero de la Triste Figura. Lo primero que les llama la atención es su complexión anoréxica: "Fue una persona con un déficit alimentario crónico. El análisis bioquímico de los huesos nos lo confirmará", asegura uno de los especialistas.

El rostro de un fantasma

Sus bigotes negros y caídos apenas disimulan la magrura del rostro que, a pesar de estar ahora deshidratado y desfigurado por los años, permite al experimentado antropólogo perfilar el semblante de cuando estaba vivo. Así se lo describe el ama al bachiller Carrasco tras la vuelta de la pareja a la aldea: "La segunda vino en un carro de bueyes, metido y encerrado en una jaula, adonde él se daba a entender que estaba encantado, y venía tal el triste, que no le conociera la madre que le parió: flaco, amarillo, los ojos hundidos en los últimos camaranchones del celebro..." Los ayunos de Don Quijote son tan prolongados que en al que "estaba tan seco y amojamado que no parecía sino hecho de carne momia." Para el profesor Reverte, "Don Quijote estaba seco y amarillo de pura anemia". La ictericia o coloración amarillenta de la piel, ojos y boca es uno de los síntomas característicos de esta enfermedad.

Las conductas derivadas de la bulimia del escudero y de la anorexia de su amo son descritas por el narrador con una exquisitez y precisión sin precedentes. El hambre produce en el famélico Ingenioso Hidalgo desmayos, adinamia -debilidad muscular- y mal humor; y los empachos de Sancho causan en éste embotamiento, pereza y disnea -dificultad para respirar-.


También era psicólogo

"En una época en que la Psicología como ciencia no existía, Cervantes se adelanta como un precursor y nos presenta una gran novela psicológica. Por ejemplo, sin ofrecer una descripción con detalle, el escritor nos hace conocer a través de su obra el tipo constitucional sanchesco, por medio de una descripción psicológica, a través de sus reacciones, de sus actos", afirma el profesor Reverte. "Los mismos contrastes nutricionales -añade- entre los principales protagonistas nos hablan bien a las claras de la lucha que se sostuvo en Cervantes más de una vez entre su espíritu y su materia."

¿Qué me pasa, escritor?
Éstas son algunas de las enfermedades que se citan en la novela cervantina.

● Calenturas. Las sufre Don Quijote cuando está moribundo y las presenta un cadáver que unos frailes llevan de Baeza a Segovia. ● Cefaleas. El hidalgo y su escudero las sienten constantemente, debido a los traumatismos. ● Diarreas. Sancho presenta sus síntomas después de tomar el bálsamo de Fierabrás. ● Catarro. Dice Doña Rodríguez que se presenta de forma epidémica en Aragón. ● Viruela. Se hace alusión a esta infección cuando Sancho, siendo Gobernador, se entrevista con el labrador. Su futura nuera tiene tremendos hoyos en el rostro. ● Sífilis. Al hablar de Virgilio, Cervantes la menciona por su antiguo nombre, morbo gálico. ● Malaria. Se menciona en un juego de palabras entre Pedro y Don Quijote. ● Piojos. El hidalgo dice que todo caballero andante los sufre. ● Hipertrofia cardíaca. Cuando habla Montesinos por boca de Don Quijote, advierte que el corazón que le arrancó al caballero Durandarte era grande y pesado.En la piel acartonada del hidalgo, los forenses advierten un anormal número de cicatrices y huellas de hematomas y otras lesiones que atestiguan el accidentado desenlace de algunas aventuras durante su carrera andantesca. La nariz está ligeramente deformada, seguramente por la lluvia de palos y puñetazos que recibió y por el mordisco que le propinó un gato enfurecido. En dos dedos de la mano derecha, los forenses aprecian signos de magullamiento causados, según la novela, por la pedrada de un pastor, y unas escoriaciones cutáneas ya casi desvanecidas en las muñecas indican que estuvo maniatado con una cuerda. Uno de los especialistas se detiene en la región torácica, donde identifica con la ayuda de una lupa unas extrañas livideces. "¡Parecen la huella de un animal!", exclama sorprendido el forense.


De infarto o de cáncer

Su compañero le resuelve el enigma: "Recuerda que a Don Quijote y Sancho les pasaron por encima una piara de cerdos y una manada de toros en estampida. A buen seguro, las lesiones son las marcas de las coces y las pisadas que tuvieron que aguantar."

La resonancia magnética y las radiografías que se han practicado al cadáver no revelan ninguna lesión importante en órganos internos ni fracturas de huesos. Es algo extraño, si se trae a la memoria los numerosos batacazos que recibió y las caídas que soportó, la mayoría desde su caballo Rocinante. Por el contrario, el examen radiológico de la dentadura desvela los traumas dentarios que sufrió durante la aventura con los pastores, que de una pedrada "le llevaron de camino tres o cuatro dientes y muelas de la boca."

Pero el gran reto para la ciencia forense está en desvelar de qué falleció el hidalgo. "¿Fue un accidente vascular o una cardiopatía, fue una insuficiencia suprarrenal aguda, una crisis hipertensiva, una neoplasia o una simple consunción orgánica?", se pregunta el profesor Reverte. Cervantes no lo sabe y no hay que descartar que la autopsia de Don Quijote quizás tampoco nos lo aclare.


Jorge Alcalde y Enrique M. Coperías








La ciencia en el Quijote. Autopsia al hígado

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar