La cebada se adapta al cambio climático

cebadaSegún las predicciones, en pocos años las plantas van a tener que hacer frente a fuertes periodos de sequía como consecuencia del cambio climático. Sin embargo, el aumento de dióxido de carbono (CO2) que también se producirá en la atmósfera podría ayudar a algunas especies a combatir dicha falta de agua.


Un estudio publicado en Environmental and Experimental Botany ha analizado la respuesta de la cebada (Hordeum vulgare) a la combinación de dos de las consecuencias principales del cambio climático: la sequía y el incremento de CO2. Los resultados muestran como, en una atmósfera enriquecida en el gas, las plantas no se ven tan afectadas por la sequía, crecen más y las tasas de fotosíntesis se mantienen durante más tiempo. El mecanismo que posibilita esto ya era conocido por los científicos: las plantas realizan el intercambio de agua y aire con el exterior a través de los estomas, que son unos orificios situados en las hojas y cuya abertura se puede regular en función de las condiciones externas. Algunas plantas, al ser sometidas a elevado CO2, cierran parcialmente sus estomas de forma que no se pierde tanta agua y se permite un uso más eficiente de la misma.
Los investigadores han destacado que estos resultados no son extrapolables a otros tipos de cultivos. Cada especie presenta sus propias estrategias para hacer frente a las limitaciones del medio y no todas las plantas tienen porqué responder de la misma manera a las elevadas concentraciones de CO2 y sequía.

 

Etiquetas: cambio climático

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar