La altitud geográfica a la que vivimos influye en el modo de hablar

Un nuevo estudio publicado en la revista PLOS ONE revela que existe un vínculo entre la altitud geográfica de un lugar y el modo de hablar de sus habitantes. Concretamente, las poblaciones que habitan en regiones más elevadas suelen hablar idiomas en los que predominan las consonantes eyectivas, es decir, que se producen cuando una abertura brusca de la glotis expulsa el aire previamente acumulado. Hay consonantes eyectivas en el 20% de las lenguas del mundo, entre ellos el zulú. Y el 87% de los idiomas con este tipo de consonantes están en las zonas más elevadas de los continentes, situadas por encima de los 1.500 metros sobre el nivel del mar.

Por otra parte, el estudio revela cuanto más aumenta la altitud sobre el nivel del mar, más probabilidad hay de que las consonantes se pronuncien emitiendo un fuerte chorro de aire. "La geografía influye en la fonología", concluye el antropólogo Caleb Everett, de la Universidad de Miami (EE UU), que ha encontrado evidencias de esto en la cordillera norteamericana, los Andes, el rift africano y las tierras altas etíopes, así como en las montañas del Cáucaso.

"Las consonantes eyectivas se producen creando una bolsa de aire comprimido en la faringe por el doble cierre, de la boca y de la glotis, que luego se expulsa", expone Everett. Dado que la presión del aire desciende con la altitud y cuesta menos trabajo comprimir dicho aire, el investigador especula "que es más fácil producir estos sonidos por encima de los 1.500 metros sobre el nivel del mar". Además, el estudio subraya que hay que tener en cuenta que estos sonidos se generan con un mecanismo de articulación no pulmonar. Y que eso reduce la cantidad de aire exhalado por los pulmones, y evita la deshidratación en zonas elevadas del planeta.

Etiquetas: lenguaje

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar