¿Qué hace falta para innovar?

ideasPara innovar no bastan las buenas ideas. "Si el gran Instituto de Tecnología de Massachusetts funciona de un modo excelente es porque ha fomentado el desarrollo de un completo ecosistema emprendedor a su alrededor, formado por universidades, escuelas de negocio, empresas y, lo que es más importante, capital humano", defendía ayer Javier García, confundador de Rive Technologies, durante su participación en la mesa "Ecosistema emprendedor", en EmTehSpain 2012. "La gente quiere estar allí porque ocurren cosas interesantes", añade.

García sabe bien de lo que habla. Él mismo trabaja actualmente en el MIT, y es consciente de que en sus aulas se han formado casi un centenar de prestigiosos Premios Nobel, personalidades políticas como Kofi Annan, astronautas como Buzz Aldrin, actores como James Woods y arquitectos como Raymond Hood, artífice del Rockefeller Center de Nueva York. Además de ser el lugar donde nació el primer videojuego de la historia (SpaceWar!), el Technicolor que permitió colorear las películas o Internet.

La hipótesis de García es que para poder innovar es imprescindible un ecosistema que potencia el espíritu intrépido y emprendedor como el del MIT. Los datos lo confirman: según un cálculo reciente, hace poco había ya 25.000 empresas activas fundadas por alumnos del prestigioso instituto tecnológico, que juntas han creado nada menos que 3,3 millones de empleos. Y si sumamos los beneficios obtenidos por todas ellas el resultado situaría al "ecosistema MIT" como la onceava potencia del mundo. Todo desde una universidad pequeña de "solo" 15.000 personas, entre profesores y alumnos.

Danny Gal, cofundador de Hub Tel-Aviv (que se creó en 2009 como un espacio compartido para innovadores y emprendedores sociales y que, hasta el momento, ha apoyado a más de 300 empresarios a desarrollar sus startups), coincidía en la importancia que tiene el entorno para que alguien tenga una idea y la desarrolle. Y ofrecía un dato realmente curioso: que su país, Israel, es el que más densidad de startups tiene en el mundo. "La mayoría de estas pequeñas empresas nacen en un entorno familiar o de buenos amigos", explica, y afirma que cuando le preguntan qué debe hacer España para salir de la crisis el siempre apuesta porque el movimiento empiece en los pequeños círculos de conocidos. Además, Gal está convencido de que a quien tiene una idea para emprender no hay que decirle "estás loco", sino "¡apunta más alto!".

En este contexto, Elisa Martin, directora de Tecnología e Innovación de IBM España, asegura que lo que una empresa como la suya busca continuamente es "talento, realidad, colaboración y gente curiosa". "Necesitamos compañeros de viaje", añade, recordando que en este momento histórico "es imposible crear la tecnología del futuro de manera aislada", y que es necesario colaborar. Sin olvidar, dice, que el desafío clave tecnológico del siglo XXI es que hemos dado "un salto de la revolución de la programación a la revolución cognitiva". El reto es ser capaces de procesar la información que se genera. Y concluye con un dato: en las próximas 2 horas se creará más información que la que se generó desde el principio de historia hasta 2003. Sorprendente...

 

Etiquetas: innovacióntecnología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar