Indicios de un posible entorno habitable en Marte

El volcán marciano Arsia Mons pudo acoger uno de los entornos más habitables del Planeta Rojo, según una investigación de un equipo de geólogos de la Universidad Brown (Rhode Island), en la que también han participado la NASA y la Universidad del Estado de Arizona.

 

El estudio revela que una serie de erupciones volcánicas ocurridas bajo una gran capa de hielo pudieron producir una considerable cantidad de agua líquida, y por tanto de vida, en la superficie de Marte hace 210 millones de años. El calor de las erupciones debió formar grandes lagos en ese pasado relativamente reciente en términos cosmológicos.

 

Con casi el doble de altitud que el Everest, Arsia Mons es el tercer volcán más alto de Marte y una de las mayores montañas del Sistema Solar. Los nuevos estudios de las formaciones del terreno que lo rodean parecen indicar que las erupciones en el flanco noroeste del volcán se produjeron al mismo tiempo que un inmenso glaciar cubriera la región hace unos 210 millones de años.

 

El calor de la actividad volcánica habría derretido grandes cantidades de hielo para formar lagos a modo de burbujas líquidas en el interior del glaciar. Serían cientos de kilómetros cúbicos de agua líquida, según los cálculos de Kat Scanlon, de la Universidad Brown y directora de la investigación, quien indicó que “allí donde hay agua puede haber vida”.

 

Aunque 210 millones de años no suene como una fecha muy reciente, la realidad es que el entorno de Arsia Mons es mucho más joven que otras zonas de Marte potencialmente habitables descubiertas por el Curiosity y otros vehículos de las expediciones marcianas, y que se formaron hace unos 2.500 millones de años.

 

Este nuevo estudio confirma las sospechas que existían desde los años 70 de que el flanco noroeste del volcán habría estado cubierto de hielo. Igualmente, otra investigación llevada a cabo en 2003 por los geólogos Jim Head y David Marchant mostró que el terreno circundante de Arsia Mons se parecía sorprendentemente a las formaciones creadas por los glaciares en recesión de los valles áridos de la Antártida.

 

Las cadenas montañosas paralelas en la base de la montaña probablemente fueran restos de antiguas morrenas. A partir de datos obtenidos por la misión de la NASA Mars Reconnaissance Orbiter, Scanlon encontró formaciones de lava como las que se crean en la Tierra por las erupciones volcánicas en el fondo de los océanos, así como crestas y montañas del tipo que forma la lava encerrada en hielo glaciar.

Etiquetas: Martecienciaplaneta rojo

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar