¿Cómo vería el Sistema Solar un astrónomo alienígena?

solar-alienigenasNuevas simulaciones por superordenador desarrolladas por la NASA y basadas en el seguimiento de las interacciones de miles de granos de polvo muestran el aspecto que tendría el sistema solar a los ojos de supuestos astrónomos alienígenas en busca de planetas. Los modelos ofrecen también una idea de cómo esta imagen podría haber cambiado a medida que nuestro sistema planetario ha madurado.

"Los planetas pueden ser demasiado débiles para ser detectados directamente, pero los hipotéticos extraterrestres que pudieran estudiar el sistema solar podrían determinar fácilmente la presencia de Neptuno, ya que su gravedad marca una pequeña brecha en el polvo", explica Marc Kuchner, astrofísico del Goddard Space Flight Center de la NASA que dirigió el estudio. "Esperamos que nuestros modelos nos ayuden a localizar mundos del tamaño de Neptuno alrededor de otras estrellas", añadió.

El polvo en cuestión se origina en el Cinturón de Kuiper, una zona fría de almacenamiento, más allá de Neptuno, donde millones de cuerpos helados - incluyendo Plutón - orbitan alrededor del Sol. Los científicos creen que la región es una versión anterior, más delgada, de los discos de escombros que se han visto alrededor de estrellas como Vega y Fomalhaut. "Nuestras nuevas simulaciones también nos permiten ver cómo podría haber sido el polvo del Cinturón de Kuiper cuando el sistema solar era mucho más joven", aclara Christopher Stark, coautor de la investigación.

Los objetos del Cinturón en ocasiones chocan entre sí produciendo un aluvión de granos de hielo. Pero el seguimiento de cómo el polvo viaja a través del sistema solar no es fácil porque las partículas pequeñas están sujetas a una variedad de fuerzas, además de la atracción gravitatoria del sol y los planetas, según ha informado la NASA. "Se pensó que el cálculo de colisión no se podía hacer porque hay demasiados de estos pequeños granos a seguir", dijo Kuchner. "Pero hemos encontrado una manera de hacerlo, y se ha abierto un panorama totalmente nuevo".

Con la ayuda del superordenador Discover de la NASA, los investigadores mantuvieron lengüetas de 75.000 partículas de polvo al interactuar con los planetas exteriores, la luz del sol, el viento solar, y entre ellos. El tamaño del polvo modelo osciló entre el ancho del ojo de una aguja (1.2 milímetros) a más de mil veces más pequeño, similar en tamaño a las partículas en el humo . Durante la simulación , los granos se colocaron en uno de los tres tipos de órbitas que se encuentran en el Cinturón de Kuiper de hoy en día a una tasa basada en las ideas actuales de lo rápido que se produce ese polvo. De los datos obtenidos , los investigadores crearon imágenes de síntesis de las emisiones infrarrojos del sistema solar visto desde lejos.

Con el uso de modelos independientes, el equipo produjo imágenes que corresponden aproximadamente a la generación de polvo 10 , 100 y 1.000 veces más intensa que en el modelo original. El consiguiente aumento de polvo refleja las condiciones de cómo era el Cinturón de Kuiper hace 700 millones, 100 millones y 15 millones de años. "Estamos asombrados por lo que hemos visto", confiesa Kuchner. Con colisiones cada vez más importantes, la probabilidad de que los granos de polvo grandes sobrevivan a la deriva fuera del Cinturón de Kuiper cae bruscamente. Retrocediendo en el tiempo, el disco de polvo de la actualidad se derrumba en un anillo denso y brillante más parecido a los anillos visto alrededor de otras estrellas, especialmente Fomalhaut. 

Etiquetas: NASAplanetas

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar