Hallan un nuevo dinosaurio con extraños cuernos

Esta especie de ceratópsido, denominada Machairoceratops cronusi, vivió en lo que hoy es Norteamérica hace 77 millones de años.

Un equipo internacional de investigadores de distintas instituciones ha identificado una nueva especie de ceratópsido –una familia de disonaurios reconocibles por los cuernos que lucían sobre los ojos y en el hocico, como los triceratops–, que habitó en lo que hoy es el sur de Utah, en EE. UU, en el Cretácico, hace unos 77 millones de años.

Los restos del dinosaurio, denominado Machairoceratops cronusi, fueron encontrados en el Monumento nacional de Grand Staircase-Escalante y presentan ciertas peculiaridades que han despertado un gran interés entre los paleontólogos. En un ensayo publicado en la revista PLOS ONE, sus descubridores señalan que podría haber medido entre seis y ochos metros de largo.

 

Su peso rondaría las dos toneladas y, al igual que otros de estos grandes herbívoros, presentaba una estructura bucal parecida al pico de un loro, un morro prominente y una llamativa gorguera. No obstante, lo que hace único al Machairoceratops son las dos grandes protuberancias óseas curvas que partían de la parte posterior de su cabeza. Estas apuntaban hacia abajo y formaban parte de la armadura natural que protegía su cuello.

Los científicos aún desconocen su función, pero su presencia sugiere que estos dinosaurios evolucionaron de forma distinta a como lo hicieron otros ceratópsidos cuyos fósiles han sido hallados en el norte de Laramidia –a finales del Cretácico, Norteamérica estaba dividida por una masa de agua en dos grandes regiones, Laramidia, al oeste, y Appalachia, al este–, mientras que el Machairoceratops apareció al sur de la misma. En su opinión, esto sugiere que ambas se encontraban de algún modo separadas, lo que llevó a las especies a desarrollar distintas adaptaciones.

Imagen: Mark Witton / Universidad de Ohio

Etiquetas: dinosauriospaleontología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar