Hallan restos de un gigantesco rinoceronte lanudo en el Himalaya

coelodontaEl descubrimiento de un importante fósil de rinoceronte lanudo en el Tíbet, que publica hoy la revista Science, proporciona importantes pistas sobre cómo evolucionaron y cómo lograron adaptarse al frío los grandes colosos de la Edad de Hielo.

Un equipo de geólogos y paleontólogos dirigido por Wang Xiaoming, del Museo de Historia Natural de Los Angeles (NHM, por sus siglas en inglés), y Li Qiang, del Instituto de Paleontología Vertebrada y Paleoantropología de la Academia China de Ciencias, descubrió en 2007 un cráneo completo y la mandíbula inferior de una nueva especie de rinoceronte lanudo (Coelodonta thibetana) en la cordillera del Himalaya, en el suroeste de la meseta tibetana.

El nuevo fósil de rinoceronte tiene 3,6 millones de años, y es mucho más antiguo y primitivo que sus descendientes de la Edad de Hielo (Pleistoceno). El animal extinto había desarrollado adaptaciones especiales para apartar la nieve con su cuerno aplanado y encontrar vegetación, una conducta útil para la supervivencia en el duro clima del Tíbet. Estos rinocerontes vivieron en un momento en el que clima mundial era mucho más cálido y los continentes del norte estaban libres de las capas de heladas de la posterior Edad de Hielo.

Según los autores del hallazgo, el rinoceronte se acostumbró a las condiciones de frío en altas elevaciones y logró preadaptarse al clima futuro de la Edad de Hielo. Cuando esta era llegó, hace 2,6 millones de años, los rinocerontes descendieron de las altas montañas y comenzaron a expandirse por todo el norte de Asia y Europa. El nuevo fósil del Tíbet sugiere que los duros inviernos de la meseta del Tíbet podrían haber sido el primer paso hacia la adaptación al frío de varios miembros de la megafauna del Pleistoceno tardío en Europa, Asia y, en menor medida, América del Norte. 

Además del nuevo rinoceronte lanudo, el equipo de paleontólogos también ha descubierto fósiles de otras especies extintas como el caballo de tres dedos (Hipparion), el baral tibetano (Pseudois, también conocido como carnero azul), el chirú (Pantholops), el leopardo de las nieves (Uncia uncia), el tejón (Meles meles) y otros 23 tipos de mamíferos.

"Es en los lugares fríos, como el Tíbet, el Ártico y la Antártida, donde se realizarán los descubrimientos más inesperados en el futuro, ya que son las fronteras que se encuentran aún en gran parte inexploradas", ha pronosticado el doctor Wang.

 

Etiquetas: fósiles

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar