Hallan nuevas galaxias enanas alrededor de la Vía Láctea

Un equipo de astrónomos de la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, ha identificado lo que parecen nueve diminutas galaxias orbitando alrededor de la nuestra. Aunque no son los primeros objetos de este tipo que se descubren en las proximidades de la Vía Láctea, es la primera vez que se localizan tantos de una vez.


El hallazgo ha sido posible gracias a los datos obtenidos por el proyecto Dark Energy Survey, una iniciativa internacional que trata de desentrañar el origen de la energía oscura. Esta enigmática “fuerza”, de la que se desconoce casi todo, podría estar implicada en el proceso de expansión que experimenta el universo.

 

De hecho, el descubrimiento de estas nuevas galaxias enanas podría arrojar algo de luz sobre otro misterio que trae de cabeza a los astrofísicos: la naturaleza de la materia oscura. Esta imperceptible sustancia, de la que estaría hecha la mayor parte de la materia presente en el cosmos, mantendría cohesionadas las estructuras galácticas. 


Estas minigalaxias, que han sido detectadas en los cielos del hemisferio sur, cerca de otras dos ya conocidas, la Pequeña y la Gran Nube de Magallanes, son mil millones de veces menos brillantes que la Vía Láctea (algunas quizá solo contengan unos pocos miles de estrellas, mientras que la nuestra alberga cientos de miles de millones) y un millón de veces menos masivas. La más cercana se encuentra a unos 97.000 años luz, mientras que la más distante se halla a más de un millón de ellos, en la constelación de Eridanus.

 

“El descubrimiento de tantos de estos satélites en una región del espacio tan pequeña nos ha pillado totalmente por sorpresa”, indica Sergey Koposov, el investigador del Instituto de Astronomía de la Universidad de Cambridge que ha coordinado este estudio. “No podía creer lo que estaba viendo”, admite. No obstante, este experto matiza que, de momento, solo se ha podido confirmar que tres de los objetos son galaxias enanas. Sobre los otros seis existen algunas dudas.

 

Así, podría tratarse de cúmulos globulares, agrupaciones de estrellas que presentan las mismas propiedades lumínicas que las galaxias, pero que no se mantienen unidas gracias al “pegamento” de la materia oscura. En este sentido, aunque los actuales modelos cosmológicos predicen la existencia de cientos de galaxias enanas orbitando alrededor de la nuestra (algunos expertos sospechan que, con el tiempo, esta acabará por devorarlas), su pequeño tamaño y el escasísimo resplandor que arrojan hacen extraordinariamente difícil localizarlas, incluso las más próximas.

 

Etiquetas: astronomíacienciagalaxias

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar