Encélado esconde aguas termales

Los últimos datos recogidos por la sonda espacial Cassini confirman que existió actividad hidrotermal bajo la corteza helada de Encélado, una de las 60 lunas de Saturno. Y es que esta nueva información sugiere la presencia de un océano subterráneo, de unos 10 kilómetros de espesor; una situación que ya se había planteado con anterioridad, debido al hielo con sal de sodio que emana de las grietas de Encélado y cuya procedencia se supone que es de los reservorios de agua líquida que hay debajo de esa capa helada.

 

Lo novedoso es que ese agua, además, es caliente y cubre toda la superficie del satélite blanco bajo la helada corteza de 30-40 kilómetros que recubren este níveo satélite, según la investigación realizada por la NASA y que recoge la revista Nature.

 

Cassini, que lleva desde 2004 estudiando el planeta Saturno y todas sus lunas, ha facilitado el análisis de compuestos químicos en el anillo E, el más grande de este planeta; esos compuestos han resultado ser nanopartículas de dióxido de silicio (sílice) asociadas a la actividad hidrotermal. Este hallazgo supone la primera evidencia de actividad hidrotermal activa fuera de la Tierra.

 

“La composición y tamaño de estas partículas (de 2 a 8 nanómetros de radio) indican que se han producido a más de 90 ºC en reacciones hidrotermales asociadas a la actividad geotermal global del satélite, que rápidamente transporta los productos resultantes desde el fondo del océano hasta las plumas o penachos de Encélado”, explica Sean Hsu de la Universidad de Colorado en Boulder y líder del estudio.

 

Lo extraño es que, debido a nuestros conocimientos actuales sobre astrobiología, ese agua debería estar congelada pero, tal y como comenta Hsu a la agencia Sinc “parece que quedan algunos huecos en nuestro conocimiento sobre cómo evolucionan los cuerpos del sistema solar”

Los investigadores no descartan que en las fuentes termales de Encélado existieran en su momento microorganismos extremófilos como los que podemos encontrar en las chimeneas submarinas de la Tierra. Con todo, confían en que las próximas investigaciones y misiones espaciales con destino a la blanca luna de Saturno nos revelen nuevos secretos tras este peculiar océano subterráneo.

 

Etiquetas: aguaastronomía

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar