En Saturno "llueve" desde la luna Encelado

encelado-agua

Las capas superiores de la atmósfera de Saturno están llenas de agua que, hasta el momento, no se sabía de dónde provenía. Ahora, gracias al potente telescopio espacial de la Agencia Espacial Europea (ESA) Herschel, los científicos han podido descubrir que el agua proviene de una de sus lunas, Encelado.

 

Este fantástico hecho implica que, hasta el momento, esta famosa luna de Saturno es la única del sistema solar que tendría una influencia en la química del planeta sobre el que gira. Y es que, según han descubierto los astrónomos, el agua sale expelida de este satélite natural que orbita a unos cuatro radios del planeta y forma un anillo de vapor que lo rodea.

Para ser más exactos, Encelado expulsa unos 250 kilos de vapor de agua cada segundo por una serie de chorros que nacen en el polo sur. A estos chorros se les conoce como "Tiger Stripes", franjas de tigre, debido a las marcas que dejan sobre la superficie de la luna.

De este modo, los chorros de vapor, cuando llegan a la parte superior de la atmósfera de Saturno, crean una estructura en forma de donut conocida como toro y que rodea el planeta. Este toro es más de diez veces el radio del sexto planeta del sistema solar, aunque su grosor apenas es de un radio de Saturno.

El agua que expulsa Encelado explica además la cantidad de agua detectada en la superficie del planeta. Del total, una parte se pierde en el espacio, otra se congela en los anillos de Saturno, otra llega a las otras lunas del Planeta y, como explican desde la ESA, "la pequeña fracción que cae en el planeta es suficiente para explicar el agua detectada en la parte superior de la atmósfera saturniana".

¿Podría pasar en la Tierra?

Como explica el director del equipo responsable del análisis de los resultados, perteneciente al Instituto Max Planck en Katlenburg-Lindau, Paul Hartogh, "no existe un fenómeno comparable en la Tierra, esto solo pasa en Saturno", explicando además que "a nuestra atmósfera no llegan cantidades de agua procedentes del espacio", ni de la Luna ni de ningún otro cuerpo celeste.

Hasta el momento no se había observado este fenómeno porque el vapor de agua es transparente a la luz visible. Gracias a la detección infrarroja de Herschel, se ha podido ver de dónde provenía el agua y terminar con 14 años de incógnitas al respecto.

 

Etiquetas: astronomíaciencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar