El último tránsito de Venus del siglo

transito-venusLos próximos días 5 y 6 de junio tendrá lugar un acontecimiento astronómico muy poco frecuente: desde la Tierra se podrá observar cómo Venus cruza por delante del Sol. Científicos y astrónomos aficionados de todo el mundo ya se están preparando para observar este raro fenómeno. Después de todo, el último tránsito se produjo en junio de 2004, y no se repetirá hasta el año 2117.

Este tránsito también será el primero de la historia en el que haya un satélite en órbita alrededor de nuestro planeta "gemelo", la sonda Venus Express de la Agencia Espacial Europea (ESA). La ESA retransmitirá el tránsito en directo desde la isla ártica de Spitsbergen, en el archipiélago de Svalbard, Noruega, bajo el "sol de medianoche".

Los tránsitos de Venus tienen una gran importancia histórica, ya que fueron uno de los métodos empleados por los astrónomos para determinar el tamaño de nuestro Sistema Solar. En el siglo XVIII, los astrónomos fueron capaces de calcular la distancia de la Tierra al Sol al medir el tiempo que tardaba Venus en cruzar el disco solar, tomando medidas desde distintos puntos del planeta y aplicando sencillas relaciones trigonométricas. En el tránsito de 1761, se pudo observar un halo de luz bordeando el oscuro contorno del planeta, la primera prueba de que Venus tiene atmósfera.

En la actualidad los tránsitos continúan siendo una herramienta muy útil para probar nuevas técnicas desarrolladas para detectar y caracterizar planetas en órbita a otras estrellas, fuera de nuestro Sistema Solar, conocidos como exoplanetas. Cuando un planeta pasa por delante de una estrella, bloquea una pequeña fracción de su luz, revelando su presencia y dando datos sobre su tamaño. El telescopio espacial europeo CoRot ha utilizado esta técnica para descubrir más de 20 exoplanetas. Los tránsitos también se estudian para buscar planetas que pudiesen albergar vida. Si un exoplaneta tiene atmósfera, una pequeña porción de la luz de la estrella atravesará esta capa gaseosa, revelando sus propiedades, tales como el contenido de agua o de metano.

Durante el transito del mes que viene, los astrónomos tendrán la oportunidad de poner a prueba estas técnicas y de tomar nuevos datos que se incorporarán al archivo de los seis tránsitos de Venus observados desde la invención del telescopio a principios del siglo XVII.

El tránsito de 2012 se podrá observar en su totalidad desde el Pacífico Occidental, Asia Oriental, y el este de Australia, así como desde las altas latitudes septentrionales. Para los Estados Unidos, el tránsito comenzará el día 5 de junio por la tarde y, para la mayor parte de Europa, el sol amanecerá el día 6 cuando el tránsito esté llegando ya a su fin. El Sol nunca se pone en Spitsbergen durante el mes de junio, lo que ofrece una oportunidad excepcional para observar el tránsito completo desde territorio europeo. Comenzará a las 22:04 GMT del 5 de junio (00:04 CEST del 6 de junio) y terminará a las 04:52 GMT (06:52 CEST). Hasta allí se desplazaran los científicos del proyecto Venus Express de la ESA.

Etiquetas: astronomíaplanetas

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar