El tormentoso planeta Kepler 3b

Que el pelo se te ponga de punta durante una tormenta es una prueba clara de que los rayos van a empezar a caer, pero si estuviéramos en el exoplaneta Kepler 3b, que nuestro pelo tuviera electricidad estática sería el menor de nuestros problemas.

Este exoplaneta, también conocido con otro nombre igual de feo, HAT-P-11b, se encuentra a 122 años luz de nosotros. Su radio es unas 5 veces el terrestre y su masa equivale a 26 tierras.

Pero su verdadero misterio es lo que en 2009 descubrieron unos astrónomos franceses: de allí pareció llegar una débil señal de radio. Por desgracia esa señal no volvió a recibirse, lo que incrementó el misterio alrededor de este peculiar planeta. ¿Estamos ante una emisión realizada por una civilización extraterrestre?

Lamentablemente no. Investigadores de la Universidad de St Andrews, en Escocia, parecen haber resuelto el misterio: la causa puede ser una serie de relámpagos de la intensidad similar a los de Saturno y que son 1.000 veces más potentes que los que vemos aquí, en la Tierra.

Según estos investigadores bastan que 53 de estos terroríficos rayos golpeen en un kilómetro cuadrado de superficie cada hora para producir las ondas de radio detectadas en 2009. Para hacernos una idea de su potencia: la mayor tormenta de relámpagos que jamás hayamos visto en nuestro planeta solo proporcionaría el 1% de la energía liberada en aquella tormenta de Kepler 3b.

Etiquetas: astronomíaexoplanetasplanetas

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar