El Sol, una fuente de relámpagos

Un equipo de investigadores del Departamento de Meteorología de la Universidad de Reading, en el Reino Unido, ha hallado que las partículas muy energéticas que emanan de nuestra estrella pueden estar relacionadas con la formación de las tormentas en la Tierra y originar algunos de los relámpagos que observamos cuando estas tienen lugar.  

 

En un artículo publicado la revista Environmental Research Letters, estos científicos indican que el número de rayos y su magnitud aumentan notablemente después de que nuestro planeta es alcanzado por el viento solar. Así parece demostrarlo un detallado estudio de la evolución de las tormentas en Europa durante los 40 días que suceden a uno de estos fenómenos. El mecanismo que lo causa no está claro. No obstante, y aunque el campo magnético terrestre suele desviar las partículas cargadas, los expertos plantean que, en ciertas ocasiones, cuando estas colisionan con la atmósfera, las propiedades eléctricas del aire se ven alteradas de algún modo.  

 

Sabemos que el Sol rota cada 27 días, por lo que nuestro planeta recibe un baño de estas partículas con cierta regularidad”, señala Chris Scott, profesor de Física espacial y atmosférica, que ha coordinado la investigación. La evolución de estas emanaciones son estudiadas por distintos satélites. “De este modo, esta información podría utilizarse para mejorar las predicciones meteorológicas, incluso a largo plazo”, indica.

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar