El sincrotrón ALBA ve por fin la luz

sincrotronA partir de hoy entra en funcionamiento en Barcelona el Laboratorio de Luz de Sincrotrón ALBA. Se trata de un acelerador de partículas de última generación que funciona como un microscopio gigantesco capaz de descubrir los secretos de átomos y moléculas.

ALBA consta de un anillo de grandes dimensiones, de 268 metros de longitud, diseñado para que los electrones lo recorran 100.000 veces cada microsegundos, es decir, prácticamente a la velocidad de la luz. Una vez acelerados, los electrones se inyectan en un anillo de almacenaje. Allí circulan durante horas con una energía que se mantiene constante mediante cavidades de radiofrecuencia. Cuando los electrones que circulan por el anillo describen una curva, emiten luz de gran intensidad. Esta luz es muy focalizada, polarizada y se emite en forma de pulsaciones, como el flash de una máquina fotográfica.

La radiación de sincrotrón así obtenida se puede utilizar en muchos campos de investigación, desde la ciencia de materiales hasta la biología. Entre otras cosas, el nuevo acelerador se utilizará para estudiar las proteínas y los virus y ayudar a diseñar nuevos fármacos. Además, los rayos X que emite un sincrotrón pueden tener aplicaciones en la imagen médica y en determinadas terapias. Otro de sus principales campos de aplicación será el de las ciencias ambientales, para analizar, por ejemplo, la contaminación del aire. También tendrá utilidades tan curiosas como el estudio de las estructuras de las pinturas o de textos que hasta ahora resultaban ilegibles.

En Europa hay cerca de 20 sincrotrones, pero ALBA será el único situado en el sur de la línea París-Trieste (excluyendo la fuente europea de Grenoble).

Etiquetas: física

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar