El sex-appeal se hereda

El sex-appeal se heredaDe un padre atractivo suele resultar un hijo atractivo, al menos en el mundo de los insectos. Es la conclusión a la que ha llegado el investigador británico David Hosken tras varios meses estudiando a las moscas de la fruta Drosophila simulans. En sus experimentos unió a hembras y machos al azar y midió el tiempo que tardaban en aparearse. En esta especie los machos no pueden forzar la cópula, por lo que son las hembras las que deben decidir hacerse accesibles a sus compañeros. Por eso, la velocidad del apareamiento, que oscilaba entre 2 minutos y 2 horas, resultó ser un buen indicativo del nivel de atractivo del macho.

Estudiando a la descendencia masculina, Hosken comprobó que los hijos de los machos más "sexys" eran también los más atractivos de la siguiente generación. "El atractivo no puede ser definido por características individuales, por lo que no hay ningún atributo físico único que busquen las hembras en su pareja", explica el investigador en la revista Current Biology. "Sin embargo las hembras obtienen un claro beneficio teniendo hijos sexy con más probabilidades de encontrar pareja y dar descendencia".

Ahora Hosken espera que sus hallazgos puedan ser aplicados a otros animales, incluido el ser humano.

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar