El próximo 8 de marzo el planeta Júpiter estará en oposición

La fase de oposición es el mejor momento para observar los planetas exteriores, que son aquellos que se encuentran más alejados del Sol que la Tierra.

La oposición planetaria se produce porque la Tierra, el Sol y Júpiter se encuentren alineados. La Tierra se posiciona entre el Sol y Júpiter. Durante la noche de la oposición el planeta sale por el horizonte este en el mismo instante en el que el Sol se pone por el horizonte oeste, de modo que el planeta se puede contemplar durante toda la noche. Los rayos del Sol indicen directamente sobre el disco de Júpiter y es el mejor momento para observar detalles de su superficie gaseosa.

Júpiter es el planeta más grande del Sistema Solar. Tiene el tamaño equivalente a aproximadamente 1400 planetas como la Tierra y pese a estar a una distancia de 750 millones de kilómetros del Sol, es el planeta que muestra más detalles. Debido la dinámica de los gases que lo forman presenta diferentes fenómenos que resultan interesantes de contemplar como, por ejemplo, las bandas ecuatoriales del planeta, los festones y los óvales, entre otros.

Otro rasgo característico del Júpiter es la Gran Mancha Roja. Se trata de la tormenta más grande del Sistema Solar y también la que más tiempo dura. Es un violento fenómeno con vientos de 400 kilómetros por hora. El primer registro de esta tormenta del que se tiene constancia corresponde al siglo XVII y fue realizado por el astrónomo Inglés Robert Hooke. Al igual que en el resto del planeta, dentro de la Gran Macha Roja también se producen fenómenos atmosféricos que pueden llegar a registrarse con fotografía de gran resolución.

Las lunas de Júpiter

A diferencia de otros planetas, en el caso de Júpiter es posible observar los fenómenos mutuos que se producen entre sus cuatro mayores lunas, conocidas como lunas galileanas. Fue Galileo Galilei en el siglo XVII quien las detectó por primera vez con la ayuda de un telescopio. Estos cuatro satélites orbitan alrededor de Júpiter en su plano ecuatorial, por lo que es posible observar el tránsito de alguno de ellos por delante del disco del planeta. También pueden observarse eclipses entre los satélites y ocultaciones de éstos por detrás Júpiter.

Días previos y posteriores a la oposición se puede disfrutar de todos estos fenómenos. Es imprescindible observar el planeta mediante un telescopio y se recomienda alcanzar un rango de 150 aumentos, aunque es a partir de los 200 aumentos es cuando las imágenes que observemos nos cautiven. Además, hay que tener en cuenta que la turbulencia de la atmósfera terrestre dificulta la observación, por este motivo se recomienda observar el planeta cuando se encuentra a más de 45 grados sobre el horizonte.

Amadeo Aznar, Observatorio Isaac Aznar, CAAT-Centro Astronómico del Alto Turia

Etiquetas: astronomíaplanetas

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar