El primer implante dental de Europa

El oficio de protésico dental tiene profundas raíces en Europa. Por lo menos, eso parece deducirse del descubrimiento que acaba de hacer público el equipo de arqueólogos que trabaja desde hace años en el yacimiento celta de Le Chene, en el norte de Francia.

 

Lo que han encontrado es un fragmento puntiagudo de hierro oxidado junto a otros dientes de una mujer de entre 20 y 30 años, enterrada en una cámara funeraria de madera hace unos 2.300 años.

 

La forma de la pieza metálica coincide con la de los incisivos de la mandíbula superior de la finada, cuyo cráneo se destruyó al desplomarse la tumba. Probablemente, la pieza sujetaba un diente falso de madera o marfil y fue implantado una vez que la joven murió, para adecentar el cadáver.

 

Una intervención “a lo vivo”, conjeturan los especialistas, habría sido excesivamente dolorosa y peligrosa en aquel momento y lugar, donde los conocimientos médicos brillaban por su ausencia antes de que llegara la romanización. La infección causada por el metal habría sido fulminante y letal.

 

De cualquier modo, el hallazgo resulta muy sorprendente, y no se descarta totalmente que la mujer llevara la prótesis mientras vivía. Fuera del Viejo Continente se han hallado implantes dentales en Egipto y Oriente Medio fabricados hace 5.500 años.

Etiquetas: Europaciencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar