El parásito del Tyrannosaurus rex

tyranno

© Chris Glen, University of Queensland

El terror del Tyrannosaurus rex no era otro gran reptil del Cretácico sino un pequeño parásito cuya infección podía incluso conducirle a la muerte, según concluye un nuevo estudio de paleontólogos estadounidenses publicado en la revista PLoS One.

Ewan D.S. Wolff , de la Universidad Wisconsin-Madison, y sus colegas llegaron a esta conclusión tras analizar una serie de marcas en la mandíbula de Sue, el fósil más grande y mejor conservado de un tiranosaurio, expuesto en el Museo Field de Chicago. Las lesiones de nueve especímenes más, hasta ahora atribuidas a mordeduras en el enfrentamiento con otros dinosaurios, parecen confirmar los frecuentes ataques de Trichomonas gallinae, un protozooo que en la actualidad infecta a las aves de rapiña, como los halcones, causando lesiones graves en la parte inferior de sus picos.

En cuanto al contagio entre los Tyrannosaurus rex, Woldd sugiere que se producía mediante el contacto salivar o el canibalismo, muy común en estos grandes reptiles. De hecho, no hay evidencias de que otros dinosaurios de la época padecieran la misma enfermedad.

Etiquetas: Cretácicodinosaurios

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar