El olor a humano atrae a los mosquitos de la fiebre amarilla

Las hembras de Aedes aegypti pueden transmitir a través de su picadura patógenos capaces de causarnos a los humanos dengue, encefalitis o fiebre amarilla, enfermedad que da nombre a estos mosquitos.



Ahora, un equipo de investigadores coordinados por expertos del Laboratorio de Neurogenética y Comportamiento de la Universidad Rockefeller, en Nueva York, han revelado que estos animales presentan una particularidad genética que les hace muy sensibles a nuestro aroma.

 

Según indican en la revista Nature, los mosquitos de la fiebre amarilla poseen en sus antenas una versión de un gen implicado en la percepción de los olores especialmente “sintonizado”, por así decirlo, con el sulfatón, un compuesto presente en nuestro perfume natural.



Los científicos pudieron determinar que este gen, AaegOr4, es más abundante en los mosquitos de la fiebre amarilla “domésticos”, que conviven con los humanos, que en los que habitan en los bosques. Estos, por el contrario, sienten más predilección por la sangre de otros animales. Carolyn McBride, profesora del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Princeton, que ha participado en el estudio, destaca que, en el futuro, este hallazgo podría servir para desentrañar la base genética que explica los cambios de hábitos alimenticios de estos insectos y diseñar nuevas estrategias para combatirlos.

 

Foto: Carolyn McBride, Department of Ecology and Evolutionary Biology and the Princeton Neuroscience Institute

Etiquetas: cienciamosquitos

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar