El nuevo atlas de los diez olores básicos

Sentidos como el gusto o la vista tienen establecida una escala sistemática multidimensional que ayuda comprender la percepción. Pero ¿qué sucede con el olfato? Por primera vez, científicos estadounidenses han concretado unas diez categorías mínimas en las que se pueden describir los olores gracias a la simplificación de un modelo estadístico, según publica esta semana la revista Plos One.

Los investigadores sostienen que el mundo de los olores está estructurado y organizado en unas pocas categorías que han identificado utilizando un conjunto de algoritmos estadísticos. El estudio, realizado sobre una base de datos de con 146 descriptores olfativos, clasifica el espacio de percepciones olfativas en al menos diez dimensiones básicas, diferenciadas en fragancia floral, leñosa o resinosa, frutal no cítrico, olor químico, mentolado o refrescante, dulce, quemado o ahumado, cítricos, y dos tipos de hedores nauseabundos: descompuesto y rancio.

"Las categorías son aproximadas. Lo importante es la magnitud y que las cualidades de cada olor son independientes", asegura Jason Castro, investigador de la Universidad de Bates en EEUU y coautor del estudio, en declaraciones a la agencia SINC.
 "Somos cautelosos respecto a nuestra investigación. No estamos diciendo que hayamos resuelto las categorías del olfato, más bien que hemos establecido un modelo interesante capaz de establecer las cualidades olfativas", añade  Castro.

Hasta la fecha, el sentido del olfato no disponía de un sistema estadístico tan completo que facilitara su comprensión, a diferencia de otros como el gusto o el oído. "Sabemos que en el gusto existen cinco cualidades básicas que organizan las sensaciones percibidas, pero enumerar los tipos de olor era una pregunta abierta", dice Castro, que junto a sus colegas ha desarrollado los nuevos modelos del olfato sobre la base de datos pública Atlas of odor character profiles, publicada por Andrew Dravniek en 1985. Han aplicado tanto "técnicas estadísticas y matemáticas para organizar los datos y los olores" como un modelo de estructuras químicas para "predecir qué tipo de olor va a tener un compuesto en función de su estructura molecular".

Etiquetas: olfato

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar