El mapa más preciso de la radiación cósmica de fondo

La imagen más detallada de la historia de la radiación cósmica de fondo – es decir, de los vestigios del Big Bang – ha sido obtenida gracias al telescopio espacial Planck de la ESA y se acaba de hacer pública. El nuevo mapa, basado en datos recogidos a lo largo de quince meses y medio, es un retrato de la primera luz del cosmos, que quedó grabada en el firmamento cuanto este tenía una edad aproximada de 380.000 años. 

La radiación cósmica de microondas (CMB, por sus siglas en inglés) es un telón de fondo cubre todo el cosmos, responsable de una pequeña parte de la "nieve" que aparece en las pantallas de los televisores analógicos al sintonizar un canal en blanco. A medida que el universo se continúa expandiendo, la señal CMB se desplaza hacia las longitudes de onda de las microondas, el equivalente a una temperatura de apenas 2.7 grados por encima del cero absoluto. Los patrones moteados representan pequeñas variaciones de temperatura, que se corresponden con regiones que, en los primeros instantes de la historia del universo, presentaban una densidad ligeramente diferente. Estas regiones fueron las semillas de todas las estructuras que vemos hoy en día: las galaxias y las estrellas actuales.

Nueva receta del cosmos


De acuerdo con el modelo cosmológico estándar, estas fluctuaciones aparecieron inmediatamente después del Big Bang y son las que ahora recoge en un mapa de todo el cielo Planck, con una resolución y sensibilidad sin precedentes. Analizando la naturaleza y la distribución de las "semillas" de la imagen de la radiación cósmica de fondo, podemos determinar la composición y la evolución del universo desde sus orígenes hasta la actualidad. Entre otros hallazgos sorprendentes, los científicos de la ESA han identificado una asimetría bastante evidente en las temperaturas medias de los dos hemisferios de la bóveda celeste, además de un punto frío mucho más grande de lo esperado.

A esto se suma que, si antes se consideraba que el universo estaba compuesto en un 4,5% por materia ordinaria, en un 22,7% por materia oscura y que el resto era energía oscura, gracias a Planck sabemos que las proporciones son ligeramente distintas. Así, el cosmos contendría un 4,9% de materia normal, un 26,8% de materia oscura y un 68,3% de energía oscura. La imagen del telescopio Planck ofrece, además, un nuevo valor para la velocidad de expansión del universo, la constante de Hubble: se "estira" 67,15 kilómetros por segundo por megaparsec. Y eso implica que el universo debería tener una edad de 13.820 millones de años. 

Etiquetas: Big BangUniverso

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar