El Hubble fotografía una galaxia espiral dentro de otra

espiralesEl telescopio espacial Hubble de la NASA ha capturado una nueva imagen de la galaxia espiral conocida como ESO 498-G5,  a unos 100 millones de años luz de distancia en la constelación de Pyxis (La Brújula). Una característica interesante de esta galaxia es que sus brazos espirales llegan hasta el propio centro, por lo que el núcleo de ESO 498-G5 se parece un poco a una galaxia espiral en miniatura. Este tipo de estructura contrasta con los centros elípticos llenos de estrellas presentes en muchas otras galaxias espirales, que aparecen como masas incandescentes.

Los astrónomos se refieren a la característica protuberancia en forma de espiral de galaxias similares a ESO 498-G5 como bultos en forma de disco, mientras que los centros de las brillantes elípticas son conocidos como protuberancias clásicas. Las observaciones del Hubble, que no sufre los efectos distorsionadores de la atmósfera de la Tierra, han ayudado a revelar la existencia de estos dos tipos diferentes de centros galácticos.

La formación estelar está todavía en curso en los centros en forma de disco, mientras ha cesado en los bulbos clásicos. Esto implica que las galaxias pueden ser similares a las muñecas rusas matryoshka: los bulbos clásicos se parecen mucho a una versión en miniatura de una galaxia elíptica, incrustados en el centro de una espiral, mientras que los en forma de disco parecen sobresalir de una segunda galaxia en espiral más pequeña situada en la corazón de la primera. Es decir: una espiral dentro de una espiral.

Las similitudes entre los tipos de centros de las galaxias y de las mismas galaxias van más allá de su apariencia. Al igual que las galaxias elípticas gigantes, las que presentan protuberancias clásicas consisten en grandes enjambres de estrellas que se mueven alrededor en órbitas aleatorias. Por el contrario, la estructura y el movimiento de las estrellas dentro de centros en forma de disco refleja los brazos espirales dispuestos en el disco de la galaxia.

Estas diferencias sugieren diferentes orígenes de los dos tipos de centros: mientras los de protuberancias clásicas se cree que surgen de eventos como fusiones con otras galaxias, los de protuberancias en forma de disco han evolucionando poco a poco, y el desarrollo de su patrón en espiral hace que las estrellas y el gas migren hacia el centro de la galaxia.

Etiquetas: astronomíagalaxias

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar