El hombre no causó la extinción de los mamuts

megafauna

Analizando restos fósiles de estiércol, científicos de la Universidad de Wisconsin-Madison (EE.UU.) han revelado nuevos detalles de la desaparición de mamuts, castores gigantes y mastodontes en Norteamérica hace aproximadamente 13.000 años.

Como detectives reconstruyendo la escena de un crimen, los investigadores utilizaron las esporas de hongos Sporormiella presentes en los excrementos de los grandes mamíferos hervíboros para establecer la secuencia de los hechos y demostrar que la megafauna comenzó a desaparecer antes de que se produjera un cambio de la vegetación en su hábitat. Y casi mil años antes que los indígenas americanos, los clovis, llegaran al continente.

Los datos sugieren que la declinación y extinción comenzó en el Lago Appleman, en el actual estado Indiana, hace entre 14.800 y 13.700 años. Ante la creciente extinción de la megafauna herbívora, los grandes árboles, como los olmos, comenzaron a dominar el paisaje hasta entonces ocupado mayoritariamente por las coníferas, según ha explicado Jacquelyn Gill, coautor del estudio que publica hoy la revista Science. "En cuanto desaparecieron los herbívoros comenzaron a verse comunidades vegetales diferentes. Nuestros datos sugieren que los árboles habrían invadido mucho antes el territorio si no hubieran estado allí los grandes anmales para comérselos", afirma Gill.

Aunque el estudio no aclara totalmente las razones de la desaparición de la megafauna, descarta que haya sido causada por el hombre o por una degradación de su hábitat. También parece refutar la teoría de que la extinción fuera causada por el impacto de un meteorito.

Etiquetas: paleontología

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar