El genoma más grande jamás secuenciado

Siete veces mayor que el humano. Así es el genoma de la especie arbórea más importante de Estados Unidos a nivel comercial, el pino taeda (Pinus taeda), el cual acaba de ser secuenciado por un equipo de científicos de la Universidad de California.

 

"Es un gran genoma. Pero el reto no ha sido solo recopilar los datos de la secuencia. El mayor problema era el montaje de esa secuencia en orden", explica a la agencia de noticias científicas SINC  David Neale, investigador que ha dirigido el estudio. Y es que este logro ha puesto la primera piedra para utilizar un sistema de análisis que acelera el montaje del genoma, lo que permitiría secuenciar los genes más rápido aunque sean más largos.

 

Inicialmente parecía que el objetivo que se había propuesto el equipo investigador era prácticamente imposible. En palabras de uno de los directores del equipo,  Steven Salzberg, profesor de medicina y bioestadística en la Universidad Johns Hopkins (EE. UU.), "hemos sido capaces de ensamblar el genoma humano, pero estaba cerca del límite de nuestra capacidad, siete veces más grande era simplemente demasiado". Sin embargo gracias a un nuevo sistema, la ciencia se ha superado una vez más.

 

El método desarrollado en la Universidad de Maryland (EE. UU.) compila por superposición fragmentos de secuencia en trozos mucho más grandes, y luego deshecha aquella información redundante. Gracias a esta eliminación de las redundancias se consigue tratar solo la cantidad de datos realmente importante, es decir 100 veces menos de secuencia de datos.

 

Pero si los pinos son, a simple vista, mucho más simples que los humanos, ¿cómo puede ser que su genoma sea tan grande? El estudio ha confirmado que el genoma de este pino es tan inmenso porque está repleto de elementos de ADN invasivos que se copian a sí mismos en todo el genoma. De hecho, según los cálculos de los investigadores, aproximadamente el 82% del genoma se compone de estos y otros fragmentos repetitivos de secuencia.

 

La secuenciación reveló además la localización de ciertos genes que pueden estar implicados en la lucha contra patógenos, lo que ayudará a los científicos comprender mejor la resistencia a enfermedades en los pinos.

 

La investigación  ha sido publicada en la revista científica especializada Genome Biology.

Etiquetas: genéticanaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar