El enigma de la nariz del neandertal, resuelto

Durante siglo y medio, el apéndice nasal de los neandertales ha sido objeto de estudio y controversia: se creía que precisamente esa parte de su anatomía no se había adaptado bien al cambio de clima, que se había vuelto más seco y más frío, y precipitó su extinción hace unos 40.000 años.

 

Ahora, un grupo multidisciplinar dirigido por el SUNY Downstate Medical Center, en Nueva York, niega la mayor: la nariz de aquellos humanos desarrolló también sus adaptaciones a las nuevas condiciones meteorológicas, aunque de manera distinta al Homo sapiens.

 


El equipo, compuesto por paleoantropólogos, anatomistas y un otorrinolaringólogo, ha realizado exhaustivas mediciones digitales y tomografías computerizadas para comparar la fisonomía de fósiles guardados en varios museos europeos con la de los humanos modernos. Uno de los rasgos diferenciales es el prognatismo mediofacial, es decir, que la nariz sobresale mientras que los pómulos quedan hundidos, lo que sugiere esa evolución diferente.

 

Este nuevo estudio también sirve para reafirmar la teoría, ya predominante, de que el Homo neanderthalensis es una especie humana por derecho propio, no una subespecie desgajada del linaje del Homo sapiens.

Etiquetas: ciencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar