Dudas sobre el hallazgo astronómico del año

El pasado mes de marzo, los medios de comunicación se hicieron eco de una noticia científica de alcance: el equipo del telescopio BICEP2 (siglas de Background Imaging of Cosmic Extragalactic Polarization 2) habían detectado unas arruguillas en el firmamento que probablemente eran ondas gravitacionales, minúsculas distorsiones en el eco del big bang.

 

Esto confirmaría la teoría de la inflación cósmica, según la cual, el universo experimentó un crecimiento descomunal al poco de nacer, un proceso explosivo que duró menos de un segundo.

 

Ahora, un estudio publicado por investigadores de la misión Planck, de la Agencia Espacial Europea (ESA), en la revista Astronomy and Astrophysics, indica que la región del cielo analizada por BICEP2 tenía más polvo galáctico del que habían calculado los científicos, lo que pudo emborronar sus observaciones.


Esto pone en tela de juicio el hallazgo, ya discutido por otros colegas desde que fue anunciado. Habrá que esperar a final de año para conocer el resultado definitivo del trabajo conjunto que están llevando a cabo actualmente los astrofísicos de la Misión Planck y BICEP2.

 

 

Etiquetas: Big BangUniversoastronomíaciencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar